No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

lugares. cáceres.


molinos de viento. trujillo. cáceres.
A primera vista podría parecer un torreón de origen árabe o medieval puesto que nada indica la utilidad que tuvo en su momento. Y tal vez lo fuera, ya que la construcción se eleva sobre una gran plataforma construida en piedra provista de enormes contrafuertes
santa lucía del trampal. cáceres
Hace aproximadamente 30 años que el profesor de Arte Juan Rosco Madruga y Elisa Téllez, su esposa, repararon en un ruinoso edificio situado en un bonito paraje cercano a la localidad cacereña de Alcuéscar. Enseguida les llamó la atención la antiguedad de aquellas piedras...


racha rachel.
Pero volvamos al castillo...En realidad poco o nada queda de la fortaleza original ya que esta sufrió importantes remodelaciones durante el tiempo que estuvo en poder de la Orden de Alcántara. Posteriormente, durante las guerras entre portugueses y españoles, sufrió graves daños y así ha llegado hasta nuestros días.



granadilla. cáceres
Hubo un lugar en Extremadura al que los árabes llamaron Granada. Posteriormente en el siglo XII, tras ser conquistada por los ejercitos cristianos pasó a llamarse Granadilla.





conquista de la sierra. cáceres.
Fue, al parecer, Francisca Pizarro Yupanqui, en su momento una de las mujeres más ricas de su época, la impulsora de esta obra. Francisca era hija del conquistador Francisco Pizarro y de la princesa inca Quispe Sisa Yupanqui. Tras su llegada a España en 1550 a la edad de 16 años se casó con su tio Hernando Pizarro, treinta años mayor que ella.






trujillo. cáceres. rostros en piedra
Estos rostros, por haber sido tallados en vida de algunos de los afectados, deben ser bastante aproximados a la realidad. Al menos así lo afirman los especialistas en la materia.






trujillo. cáceres. detalles en piedra.
Pero, ¿que intentaba contar, decir o advertir el autor de estas o el que las mandó hacer? ¿Por que ese hombre barbado y desnudo presenta tanto desasosiego en su rostro? ¿Que significa esa otra que casi raya lo blasfemo y sobrepasa lo erótico? ¿Han llegado quizás a nuestros dias por que pasaron años sepultadas bajo los escombros, fuera de la vista de los censores...?




cabañas del castillo. cáceres.
Mas, para mí, la verdadera joya y la sorpresa más agradable es el lugar conocido como las Apreturas del río Almonte. Se llama así a una zona por donde el río, (que baja impetuoso desde su nacimiento, el Pico de las Villuercas) transcurre encañonado, tras miles de años erosionando la piedra cuarcítica.




cáceres
Acostumbrado a las calles blancas del sur, la sobria arquitectura cacereña me llamó especialmente la atención. Recuerdo sobremanera los paseos nocturnos por las solitarias calles del casco antiguo, entre la niebla o la fina lluvia...Recuerdo también como caminabamos sin rumbo por la calle Pintores y las calles aledañas, curioseando en los escaparates de las tiendas.



santa cruz de la sierra.cáceres
Llama la atención también la gran cantidad de pilas y pilones de piedra que hay repartidas por todo el camino. El viajero que siga subiendo, entre parajes de enorme belleza, pronto descubrirá la razón de la profusión de estas.




Muy cerca de la pequeña población de Jerte parte esta ruta que discurre entre bosques de castaños y robles, cantuesos y helechos para llegar finalmente al lugar conocido como Los pilones. El agua, que baja impetuosa de la montaña, ha erosionado y modelado a lo largo de miles de años la roca.


hervás. cáceres.
En Hervás, localidad situada en el norte de Cáceres y a orillas del río Ambroz se puede visitar una de las juderías mejor conservadas de la peninsula. Sus construcciones, de piedra, adobe y madera de castaño, permanecen milagrosamente en pie y forman un casco urbano de recovecos, empinadas y estrechas callejuelas, algún tunel y un puente mediaval.


puente de alcántara. cáceres.
Legiones romanas, ejercitos árabes y visigodos, escuadrones franceses o tropas isabelinas y carlistas cruzaron y maltrataron a lo largo de cientos de años el puente causandole importantes daños que felizmente apenas son visibles hoy día.


garrovillas de alconétar. cáceres.
La plaza de Garrovillas, porticada casi en su totalidad y declarada Monumento Histórico Artístico tiene una extensión de más de cuatro mil metros cuadrados, más de 60 arcos y algunas casas del siglo XV. 



las hurdes. cáceres
Te puede dar la impresión, mientras paseas por estos desiertos callejones y más si lo haces durante el transcurso de una fría y brumosa mañana de invierno, de que estas alquerías están semiabandonadas.




malpartida de cáceres.
Cuentan que cuando ya enfermo fue informado el artista alemán, creador del movimiento Fluxus y del Happening, de que en una de sus obras unas cigueñas estaban haciendo su nido contestó: "Eso no puede ser verdad. Sería demasiado bonito."



plasencia. cáceres.(1º parte)
Esta bulliciosa ciudad, amurallada por sus cuatro costados y bañada por el río Jerte, tiene dos catedrales. La Vieja, construida en el siglo XIII, se salvó del derribo cuando alguien cayó en la cuenta de la barbaridad que se estaba cometiendo y se solapa con la Catedral Nueva, comenzada en 1498.



plasencia.cáceres.( 2º parte)
Como toda ciudad que se precie, Plasencia tiene una juderia y también varias puertas. Desde algunas de ellas se divisan las frías aguas del río que ya bajan mansas y sin el impetu con que lo hacen cuando bajan por las gargantas que tanto abundan en el valle del Jerte.





Allí estableció don Juan de Zúñiga, último maestre de la Orden, lo que se ha venido en llamar una academia literaria, a la cual atrajo a los más insignes maestros de la época. Entre ellos se encontraba el andalúz Antonio de Lebrija. Aquello fue hacia 1485.

montánchez. cáceres.
En cualquier caso su funcionamiento, como digo, es muy curioso. En primer lugar se recogía el agua procedente del Arroyo de los Molinos en albercas de piedra y posteriormente la conducían por acequias y la dejaban caer, aprovechando los desniveles existentes en la sierra de Montánchez, sobre unas piedras de molinos.





castillo de trevejo. cáceres.
Actualmente, el castillo se encuentra en muy mal estado, debido a la voladura que realizaron las tropas francesas, aunque todavía se pueden ver algunos elementos defensivos y decorativos como garitas, troneras, matacanes o escudos. La mayoría de los restos que todavía permanecen en pie, murallas y Torre del Homenaje, son del siglo XV aunque el origen del asentamiento es islámico. Posteriormente pertenecería a diversas ordenes militares, entre las que se encontraba la Orden del Temple.








la vieja estación de tren de hervás. 
El tren dejó de pasar por Hervás en 1984. Como digo, su estación no sufrió el abandono y desmantelamiento que otras estaciones férreas y edificios auxiliares. Incluso se construyó un Centro de Interpretación sobre el ferrocarril. Alguien nos dijo, sin embargo, que estaba previsto quitar las traviesas y rieles para construir una vía verde o algo así, lo cual me pareció una auténtica barbaridad. Espero que no sea verdad.



segura de toro. verracos y lagares celtas
Como podéis ver, el verraco de Segura de Toro es sencillamente espectacular y por eso, embellece la plaza principal, da nombre a la localidad y figura en el escudo, siendo además un monumento que atrae a los amantes de las piedras viejas y a otros bichos raros.






las corralás de torrequemada. cáceres
Una de las muestras más interesantes de arquitectura vernácula que he encontrado últimamente en la provincia de Cáceres son las corralás de Torrequemada, un conjunto de zahúrdas y cercados de piedra que tenían la función de acoger al ganado porcino, elemento básico en la subsistencia de las familias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada