No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

viernes, 15 de septiembre de 2017

la mujer panzuda



La primavera pasada, mientras paseaba por el núcleo urbano de Villasbuenas de Gata, me paré durante unos minutos delante de una bonita casa y fotografié los curiosos relieves que aparecían en su fachada. Intrigado por su significado y por la época en que fueron realizados, indagué un poco en internet. En principio encontré poca cosa. En la web del ayuntamiento pude leer simplemente que fue construida durante el siglo XVII y que es conocida como la casa de la mujer panzuda, debido a la pétrea figura que sobresale en una pared lateral. La función de dicha figura sería indicar un prostíbulo o también un símbolo de fertilidad. Sin embargo, cuesta creer que justo a las traseras de la iglesia hubiera un prostíbulo, y que en una localidad tan pequeña hiciera falta señalar un lugar de esas características.

Mucho más preciso y completo es el articulo titulado Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglo XI al XIII). Restos del Románico, (publicado en agosto de 2012 en el desaparecido Sierra de Gata digital) en el que el historiador Domingo Domené hace un pormenorizado estudio de tres curiosos elementos que aparecen en la fachada de la citada casa. 

De ellos, la figura de una mujer de prominente barriga es quizás el relieve que más llama la atención. Domingo Domené lo describe como una mujer desnuda y grávida, es decir, embarazada. Para él, las ocho gotas o bolos que aparecen bajo el alféizar de la ventana pudiera indicar un embarazo de ocho meses. 



Algo más elevada, a su derecha, aparece otra extraña figurilla, en esta ocasión identificada por el autor antes citado, como una mujer en el momento justo de dar a luz. El deterioro que ha sufrido la piedra impide, sin embargo, determinar con exactitud si este relieve se corresponde con la escena de un parto o si representa más bien una figura masculina de grandes genitales. En cualquier caso, ambos supuestos estarían relacionados con la fertilidad, y junto con la mujer panzuda-embarazada, tendrían una clara simbología de fecundidad aunque con una función desconocida todavía para nosotros. 


El tercer elemento, situado en la fachada principal, parece de una época posterior que los anteriores, presentando además una función mucho más clara. Se trataría de indicar que esa casa era ocupada por una autoridad religiosa. El cáliz y los ángeles que aparecen en la parte superior de la ventana y las tres borlas que aparecen en la parte inferior son para el historiador Domingo Domené claros indicativos de esa función religiosa. El zorro y el gallo representarían además la lucha entre el demonio y san Pedro. No obstante, observando la imagen, se echa en falta a la derecha de los citados animales, algún otro elemento que originariamente formaría parte del conjunto. 





Símbolos de fertilidad, por tanto, en la vivienda de una autoridad eclesiástica. Me temo que hay ciertos misterios que nunca acertaremos a entender. Y tal vez sea mejor así...


(Podéis obtener más y mejor información sobre esta casa y otra curiosa joya, ya desaparecida, en el articulo antes citado.)

miércoles, 6 de septiembre de 2017

jefes y brujos


Figura antropomorfa del tipo brazos en asas acompañado de lanzas o flechas
en cuya cabeza aparece un tocado similar a un ojo, tal vez símbolo de su poder.
Sierra del Conde. Oliva de Mérida.

Hace unos cuantos miles de años el hombre, hasta ese momento cazador recolector, aprende lentamente a domesticar animales y a cultivar la tierra y se hace ganadero y agricultor. Este gran avance, sin embargo, trae otros problemas, entre ellos la aparición de las diferencias sociales o de los caudillos. En el siguiente párrafo de su Historia del mundo contada para escépticos, tal vez demasiado simplificado pero muy acertado a mi juicio, Juan Eslava Galán lo resume muy bien;

(...) El agricultor vive en un sobresalto permanente y a la postre todo su esfuerzo puede malograrse si los nómadas le saquean el granero o le roban el rebaño. El agricultor necesita protección y esta se convierte pronto en objeto de trueque. El agricultor se ve obligado a acatar la autoridad de un protector que a la larga puede convertirse en una lacra mayor que la que vino a remediar. Así nace la institución clientelar, todavía vigente en muchas sociedades actuales. El débil se somete a la tutela del fuerte a cambio de obedecerlo y pagarle en trabajo o en productos (o en votos). Por la ley de la mera fuerza bruta, el matón de la horda se promociona a jefe del poblado (régulo, cacique, caudillo, padrino o capo). Los matones se erigen en gobernantes y administran el granero comunal ( o dicho en términos económicos, los excedentes de riqueza, las plusvalías), lo que les permite adquirir los bienes de prestigio propios de su estatus privilegiados (en la antigüedad, vestidos, armas, objetos de metal, cerámicas de importación, y más recientemente yates, chalets, coches deportivos, ligues de lujo, etc.)

Del régulo que comenzó de matón procede, en última instancia, una institución tan venerable como la monarquía hereditaria. Detrás de cada noble, remontando su estirpe, encontramos a un noble bruto, en ocasiones brutísimo. (...)

¿Han visto como se enriquecen los que ostentan el poder? No me refiero solo a a los tiranuelos tipo Gadaffi que expolian a su país y acumulan millonadas en paraísos fiscales. Estos son los más notorios, que no se andan con disimulo. Hablo también de aparentemente respetables monarcas que llevan una existencia regalada, rodeados de lujo, por derecho divino, sin dar palo al agua. Hablo de esos políticos profesionales (en realidad partitócratas) que se enriquecen y acumulan grandes patrimonios traficando con influencia y encubiertas marrullerías mientras predican justicia social.



Estela de El Viso (Córdoba). En ella se puede 
apreciar un guerrero con casco provisto 
de cuernos, junto con sus armas y enseres,
entre los que destaca un peine. Debajo un carro.

Interesante y actual sin duda la reflexión de Eslava Galán sobre los motivos que propiciaron la aparición del hombre poderoso que defiende a los suyos de los enemigos, pero que a su vez los atemoriza con sus arbitrarias decisiones. Un mal necesario que sin embargo, prosigue el escritor andaluz, fue a peor cuando el jefe se une con el brujo o el chamán. Este, nacido desde el mismo en que el hombre es consciente de que al final del viaje le espera la muerte, va adquiriendo más especialización a medida que los rituales se hacen más complejos.

La religión, tal vez otro mal necesario, siempre unida al poder...

Tras la formación rocosa conocida como la Seta se encuentra el bolo granítico
 en cuyo interior el profesor Rosco Madruga señaló la presencia de un santuario 
astronómico. Los Barruecos. Cáceres. 

miércoles, 23 de agosto de 2017

canecillos.

¿Qué tendrán los canecillos que siempre aparecen rodeados de cables, cajas eléctricas, bajantes y otros elementos? Ya sé que estamos entre las regiones más pobres de Europa y que no hay dinero suficiente para una tontería tan grande como es proteger el enorme patrimonio que atesoran la mayoría de los pueblos y ciudades extremeñas y todo eso, pero no parece lógico prestar tan poca atención a estos curiosos elementos constructivos, por varias motivos.

Así, a bote pronto, se me ocurre que una de las razones por las que se debería cuidar más este tipo de manifestación artística es su antigüedad. La mayoría de ellos tienen cientos de años, aunque no me atrevería a decir exactamente cuántos. Son por tanto elementos de gran valor y de indudable belleza e interés. Pero claro, ¿a quién le importa eso?

Sí. Ya sé que son pequeños detalles, pero detalles muy significativos que ponen en evidencia el escaso interés que en general se tiene con el patrimonio artístico. Es sintomático que esta tarde, tras buscar en mis antiguos archivos, no haya sido capaz de encontrar ninguna fotografía en la cual los canecillos aparezcan sin esos antiestéticos cables que tanto afean las fachadas.


Santibáñez el Alto. Cáceres.
Santibáñez el Alto. Cáceres.
Acebo. Cáceres.
Acebo. Cáceres.
Acebo. Cáceres.
Almoharín. Cáceres.
Almoharín. Cáceres.

En realidad, según la RAE, un canecillo es la terminación o cabeza de una viga del techo interior, que carga en el muro y sobresale al exterior, sosteniendo la corona de la cornisa. Lo que ocurre es que este elemento constructivo propio del Románico, perdió con el tiempo su función primitiva y adquirió un carácter ornamental, representando rostros humanos o motivos vegetales. 

Como podéis ver, entre los canecillos de las imágenes destacan los de la torre exenta de la Iglesia de Almoharín, sobre todo porque aparecen en gran número. Hace un tiempo estuve buscando información sobre dichos elementos, aunque apenas encontré vagas referencias, por lo que tuve que recurrir a mi amigo Samuel Rodriguez Carrero, autor del imprescindible blog Extremadura: caminos de cultura. Este, como siempre, no dudó en compartir sus conocimientos conmigo y me envió por mail el siguiente texto.

La Iglesia del Salvador está declarada BIC, desde el 27 de octubre de 1.978. En la descripción del bien en la propia declaración (que se supone es una declaración "oficial"), indican que la torre se divide en tres cuerpos. El primero (donde se ubican los canecillos), está fechado a finales del siglo XV, y formaría parte de un desaparecido cinturón defensivo de la localidad que se levantó por aquel entonces. En desuso tales murallas, este torreón sería reaprovechado como campanario, edificándose el segundo tramo, que es donde se colocarían las propias campanas en sí (en el siglo XVI). En el siglo XVIII se culminaría con el tercer cuerpo (cúpula). 

No he podido dar con más datos directos, pero sí con uno indirecto que pudiera estar relacionado. He leído que el pueblo contaba con un castillo en la cercana Sierra de San Cristóbal, pero que fue destruido a finales del siglo XV (1.479) durante los enfrentamientos entre el Maestre de la Orden de Santiago (a la que pertenecía la localidad) D. Alonso de Cárdenas, y el Maestre de Alcántara D. Alonso de Monroy. No sé si tendrá relación la destrucción del castillo con el levantamiento del cinturón defensivo de la urbe, ni si la torre se erigió justamente por motivo de esas contiendas, pero me parece mucha casualidad. Los canecillos pudieran haber sido reutilizados entonces, tomándose de alguna construcción de corte románico-tardío que estuviera en decadencia o que hubiera sido destruida también por entonces. O sencillamente elementos decorativos contemporáneos a la época de contrucción de esta atalaya.

Por ahora eso es todo respecto a los canecillos de la torre exenta de Almoharín. Seguiré indagando...

jueves, 20 de julio de 2017

la cascada cervigona y la fábrica de la luz. acebo. cáceres.

Autor de la imagen; Manuel Sánchez Rodríguez

Está claro que hasta que no se aplique una política de reforestación coherente, van a seguir produciéndose incendios forestales tan destructivos como los que se están produciendo este verano. Pinos y eucaliptos son verdaderas bombas de relojería mientras que la vegetación autóctona resiste mucho mejor los embates del fuego.

Eso está totalmente demostrado. Y si alguien tiene alguna duda debería ojear el articulo Quinta da fonte, el rincón entre olivos y robles que se salvó del incendio de Portugal. O mejor, acercarse a la sierra de Gata y ver in situ el penosos paisaje que dejó el enorme incendio que tuvo lugar en el verano del año 2015 y que afectó 8000 hectáreas, y comprobar después que las zonas menos alteradas por el hombre son las que mejor resistieron los embates del fuego. ¿Casualidad? No creo.

El caso es que hace unos meses nos dirigíamos a hacer una ruta senderista en la Sierra de Gata y tuvimos que recorrer una gran extensión afectada por el gran incendio, lo cual nos supuso un brutal impacto. Afortunadamente el singular enclave que habíamos elegido en aquella ocasión (los márgenes del hermoso río Rivera de Acebo y la cascada Cervigona) había podido salvarse ya que apenas fue afectado por el incendio, de manera que durante una horas disfrutamos de la vegetación de ribera y de los saltos de agua que jalonan el curso del río hasta que alcanzamos el objetivo, que no era otro que la espectacular cascada.



Las imágenes hablan por sí solas. Un paisaje espectacular al que no se le puede poner un solo pero. O tal vez si; el abandono en que se encuentra el edificio conocido como La Fábrica de la Luz, una central hidroeléctrica construida con el objetivo de producir electricidad aprovechando la fuerza del agua que baja desde la cascada. Ya he comentado en ocasiones mi estupefacción ante la poca importancia que se la da al patrimonio que nos va dejando la arquitectura industrial, un patrimonio que refleja muy bien como fueron los inicios de la industrialización y que debería ser preservado a toda costa. En este caso, la fábrica de la luz no es una excepción.

En la red hay abundante información sobre dicha fábrica, excepcional muestra de arquitectura industrial que se construyó a principios del siglo XX para llevar la electricidad a algunos pueblos de la preciosa sierra. Finalmente, la central dejó de funcionar en 1981. Merece la pena leer algunos de los artículos que el extinto Sierra de Gata Digital publicó sobre dicha central

Hoy día se muestra expoliada, mostrando muy bien el escaso interés de las autoridades por el patrimonio que la Historia nos dejó.










Desde entonces siempre habíamos tenido aparcada esta excursión hasta que por fin, hace unos días nos acercamos a Campillo de Deleitosa y recorrimos casi en su totalidad el acueducto de 5 Km de  longitud, que discurre a media falda de la garganta Descuernacabras.



dos palacetes modernistas en tierra de barros.
En principio estaba destinado a lugar de recreo de una adinerada familia, pero después de la guerra civil, ante una grave epidemia de tuberculosis, fue cedido por los dueños para que fuera utilizado como sanatorio, al parecer hasta los sesenta del pasado siglo. Es de suponer que sus paredes encierran, por tanto, muchas historias de sufrimiento y dolor...


Hace unos días tuve la ocasión de pasear por la recién remodelada Plaza de España de Sevilla y de hacer algunas fotografías. Seguro que muchos de vosotros habéis estado allí e incluso tendréis fotos de esta preciosa plaza o de algunos rincones del Parque de María Luisa. Seguro también que os habéis detenido delante de los azulejos hechos en Triana que representan a todas las provincias españolas.
arquitectura industrial y patrimonio minero. vía férrea guadalupe-villanueva de la serena, minas de logrosán y otros restos de industrialización.
A pesar de la marcada vocación ganadera y agrícola que tradicionalmente ha tenido la mayor parte del territorio extremeño, en determinados momentos hubo ciertos focos de industrialización que deben ser destacados, tanto por el crecimiento demográfico y económico que produjeron, como por las muestras de arquitectura industrial y minera que estos proyectos dejaron.




la giralda. badajoz.
Siempre me ha llamado la atención la existencia en el centro de Badajoz de una réplica de la Giralda de Sevilla. La verdad es que nunca me había parado a fotografiarla pero hace unos días, mientras paseaba por las calles más céntricas de Badajoz, tuve la oportunidad de hacer varias fotos con el móvil.






la obra del arquitecto aníbal gonzález en extremadura Uno de los máximos precursores de este estilo fue el arquitecto sevillano Aníbal González. Entre otros edificios su ciudad natal le debe la Plaza de España, el Pabellón Mudéjar (hoy día Museo de Artes y Costumbres Populares), el Pabellón Real o el Pabellón de las Bellas Artes (actualmente Museo Arqueológico). Como sabéis tal profusión se debió a la celebración en Sevilla de la Exposición Iberoamericana de 1929.



jueves, 13 de julio de 2017

tormenta de arena.



El diez de abril de 2012, mientras circulaba con mi coche por las cercanías de Mengabril, fui testigo de las evoluciones de una gran tormenta de arena. Lógicamente, aquello me resultó tan curioso que no pude evitar estacionar en un camino y sacar la cámara de fotos de la guantera para fotografiar el raro fenómeno. En realidad no estoy seguro de que lo que presencié aquel día fuera una tormenta de arena. Tal vez era simplemente el producto de un fuerte viento levantando las partículas sueltas que conforman las fértiles vegas que el Guadiana creó durante millones de años. No sé si a eso se le puede llamar tormenta de arena pero el caso es que una inmensa polvareda se había apoderado de una gran parte del regadío que rodea la población antes citada. 

Si no recuerdo mal, durante aquel año las lluvias habían sido muy escasas. Pienso que esta fue, por tanto, una de las causas del insólito espectáculo. La otra sería que en esa época del año las tierras dedicadas a regadío suelen presentar el suelo desnudo de vegetación que lo proteja de la erosión eólica y están muy removidas por la acción de los arados. Ambas circunstancias propiciarían la enorme nube de polvo que recorrió aquella parte de las Vegas del Guadiana, muy transformada por la acción del hombre y por la agricultura tan intensiva a la que está sometida.

En fin, un extraño meteoro que espero se quede simplemente en eso, en extraño. Últimamente se están produciendo demasiadas anormalidades...







el rayo verde. El Rayo Verde, una de las pocas obras románticas que escribió el francés, tiene como principal protagonista a Helena, una joven que desea contemplar el rayo verde antes de contraer matrimonio. Para ello, bordeando las bellas costas de Escocia, viaja en busca de un lugar propicio donde observar el extraño fenómeno. Al parecer, dicho fenómeno óptico, que ocurre cuando el sol nace o se pone, suele durar entre unos segundos y cinco minutos, y se produce cuando coinciden una serie de parámetros respecto a la composición de la atmósfera, el color del disco solar, la nubosidad, etcétera.







tormenta en magacela. Esta tarde, mientras paseábamos por las inmediaciones del dolmen de Magacela, nos sorprendió una impresionante tormenta. Bueno, en realidad sabíamos que, tarde o temprano, la tormenta iba a descargar sobre nosotros. Pero los negros nubarrones, la luz de la tarde y los relámpagos alumbrando el cielo, daban al lugar una belleza casi mágica que impedía que echáramos a correr hacia los coches para volver a casa.

sábado, 17 de junio de 2017

el relieve de las villuercas.



Después de una buena caminata por alguno de los muchos senderos que surcan las Villuercas, es probable que tengamos la ocasión de apreciar el característico relieve apalachense que presenta esta sucesión de sierras. Dicho de la manera más sencilla, este relieve es consecuencia de una serie de plegamientos que ocurrieron hace millones de años y que produjeron un conjunto de elevaciones paralelas, Así, a bote pronto, recuerdo haber contemplado ese curioso paisaje desde el castillo de Cabañas, desde el Risco de las Villuercas o desde las proximidades del Cancho del Reloj, una espectacular formación que guarda en uno de sus abrigos un grupo muy interesante de pinturas rupestres.

En concreto, son cinco las grandes cadenas montañosas que presentan disposición paralelas aunque en la web Villuercas Ibores se puede leer que hay al menos treinta sierras de menores dimensiones. Lógicamente, por el fondo de los valles encajonados entre las sierras discurren distintos cursos de agua, dejando lugares de una tremenda belleza; el río Almonte, el río Ruecas, el río Guadalupejo, la garganta Descuernacabras...

Los ríos villuerquinos, sus bosques de ribera y sus gargantas de aguas cristalinas, sin embargo, se quedan para otra ocasión. Mientras tanto, a la espera de mejores y menos calurosos tiempos, podemos soñar con esas montañas azules que tanto prometen y que guardan entre otras cosas, castillos, acueductos imposibles,  robles centenarios e impresionantes desfiladeros.








lorera de la trucha  Pero ¿donde radica la importancia de esta agrupación de loros situadas en el término municipal de Alía (Cáceres)? Pues precisamente, en su singularidad, pues los loros, según los expertos  muy escasos hoy en día, eran  árboles muy abundantes hace tres millones de años, cuando la humedad y la temperatura en la zona eran más elevadas que actualmente






roble de la nava. El Roble de la Nava es un monumental ejemplar de Quercus pyrenaica que se encuentra en una preciosa dehesa situada en la bonita y estrecha carretera que une Berzocana y Logrosán. Según la cartelería próxima este roble melojo o rebollo tiene una edad aproximada de 400 años, un diámetro de copa de 29 m. y un perímetro de tronco de 4.55 m. La altura total es de 19 m.

algunos lugares que hay que conocer en las villuercas Hace años que, por fortuna, el geoparque de las Villuercas no deja de proporcionarnos agradables sorpresas. No es que seamos unos asiduos del citado geoparque pero de vez en cuando, dos o tres veces al año, nos gusta hacer senderismo por su interior para conocer la diversidad de sus paisajes, disfrutar de la valiosa arquitectura popular que conservan sus pueblos o seguir los rastros que la Historia nos dejó.


La pasada primavera hicimos una pequeña y agradable excursión, aguas abajo del Embalse del Cancho del Fresno, por el bonito desfiladero que el río Ruecas excavó pacientemente hace millones de años. El objetivo principal era conocer las pinturas rupestres de la Cueva de Álvarez o Cueva Chiquita.






Desde entonces siempre habíamos tenido aparcada esta excursión hasta que por fin, hace unos días nos acercamos a Campillo de Deleitosa y recorrimos casi en su totalidad el acueducto de 5 Km de  longitud, que discurre a media falda de la garganta Descuernacabras.




cabañas del castillo. cáceres.
Mas, para mí, la verdadera joya y la sorpresa más agradable es el lugar conocido como las Apreturas del río Almonte. Se llama así a una zona por donde el río, (que baja impetuoso desde su nacimiento, el Pico de las Villuercas) transcurre encañonado, tras miles de años erosionando la piedra cuarcítica.






los seis músicos de guadalupe
Si habéis estado alguna vez en Guadalupe, tal vez os hayáis fijado en las dos grandes puertas de bronce que guardan el acceso a la iglesia del monasterio, y en las figuras repujadas en medio relieve que representan diversos pasajes de la vida de Jesús, desde la Anunciación del ángel a María hasta la Resurrección.



pinturas. rupestres del cancho del reloj. solana de cabañas. cáceres. Por desgracia, el paso del tiempo y los líquenes han deteriorado bastante las pinturas y algunos motivos han desaparecido o muestran un gran descoloramiento. Aun así, se pueden apreciar algunas figuras antropomorfas, entremezcladas con puntos y rayas, seguramente producidas por el deslizamiento de las yemas de los dedos embadurnadas de óxido de hierro mezcladas con grasa animal y/o pigmentos vegetales.