No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

sábado, 25 de mayo de 2019

la gárgola onanista de montemolín. badajoz.

Entre las numerosas gárgolas que adornan la iglesia de la Purísima Concepción de Montemolín (Badajoz), hay una que llama poderosamente la atención por representar a un varón practicando "el pecado de Onán". Tal cosa, por supuesto, tiene un sentido. O mejor dicho un significado. Según la web del Ayuntamiento de Montemolín, dicha gárgola representaría uno de los siete pecados capitales establecidos por la moral cristiana, en esta caso la lujuria. Cumpliría así uno de los tres cometidos que se les atribuyen a estos canalones antropomorfos o zoomorfos; el simbolismo. Recordemos que las otros dos son su carácter decorativo y su funcionalidad, ya que recogían el agua de lluvia y la expulsaban por los orificios de desagüe.



La altura que alcanza el citado edificio impide, sin embargo, identificar los otros seis pecados pues desde el suelo resulta imposible estudiar y observar con claridad las esculturas. Las fotografías tampoco ayudan mucho, aunque permiten distinguir diversas expresiones en los rostros esculpidos. Unos parecen reflejar almas atormentadas, otros tienen gesto bobalicón, algunos transmiten miedo o ira... Es posible, por tanto, que sean realmente los pecados capitales lo que el cantero quiso encarnar en algunas de las numerosas gárgolas que pueblan las alturas de la parroquia. O simplemente se tratan de extraños seres mitológicos extraídos de bestiarios medievales (grifos, faunos, basiliscos, etcétera).
.
En el mismo lateral donde se encuentra la gárgola onanista
coexisten figuras antropomorfas y zoomorfas. 
A unos metros de la gárgola que simboliza la lujuria mediante
el pecado de Onán, se sitúa un simple canalón sin ningún tipo de decoración. 
Gárgola zoomorfa con rasgos porcinos. 
Algunas de las gárgolas de Montemolín parecen
representar seres de los bestiarios medievales
Otras, simplemente, parecen personalizar atormentadas criaturas.

Curiosamente, la gárgola de Montemolin no es la única que podemos encontrar en actitud onanista en tierras extremeñas. Así, por ejemplo, en 2012, Samuel Rodriguez Carrero, autor del blog Extremadura: caminos de cultura) da cuenta en un completísimo articulo de la presencia de gárgolas en esta disposición, en este caso en la cacereña localidad de Montehermoso. En concreto, son séis las gárgolas (de un total de dieciséis) las figuras que para Samuel se encuentran en actitudes no demasiado acordes a un inmueble religioso, sino fuera porque con toda seguridad pretenden educar, comunicar o expresar algo que hoy día se nos escapa.

Así mismo, en febrero de 2015, , Rubén Núñez, otro gran bloguero, mostró en su blog Cáceres Al Detalle una gárgola femenina en este intimo acto situada en el palacio del Marqués de la Isla de Cáceres. Para Rubén, el hecho de que esta escultura se encuentre en un edificio civil y no en una iglesia, como es más habitual, se debe a desavenencias entre distintas ramas de familias nobles. Esa gárgola simbolizaría, por tanto, una burla.

Cuentan que hay más iglesias en Extremadura en cuyas cumbreras y campanarios habitan gárgolas onanistas o eróticas, y que desde allí nos observan en silencio. ¿Serías capaz de encontrar alguna...?

martes, 21 de mayo de 2019

los esgrafiados de valdefuentes. cáceres.



El esgrafiado es una técnica decorativa que fue bastante utilizada en buena parte de la provincia de Cáceres, principalmente entre finales del siglo XV y mediados del XVII. Sin embargo, hay algunas poblaciones que por fortuna todavía conservan esta antigua manera de decorar las fachadas de las casas, destacando entre ellas Valdefuentes. Un breve recorrido por sus calles nos permite observar que en esta población, (situada a unos 35 km de Cáceres) conviven viejos esgrafiados con otros realizados recientemente, lo cual quiere decir que los vecinos han  manteniendo viva la costumbre de adornar sus casas con este procedimiento.

Realmente el objetivo primero del esgrafiado era proteger de las adversidades climáticas las fachadas de los interiores de los edificios con varias capas de una mezcla de cal, arena y agua, aunque posteriormente se le daría uso ornamental. El rascado de la última capa con la ayuda de una plantilla deja ver las capas internas provocando el efecto decorativo.



Respecto a la tipología de los esgrafiados de Valdefuentes hay que señalar que es muy diversa, siendo una de las más empleadas la que pretende imitar ladrillos, alternada con motivos vegetales. A veces, sin embargo, toda la fachada es una sucesión de diversas figuras geométricas (rombos, triángulos, hexágonos, etcétera), siendo frecuente también el uso de cenefas. En cualquier caso, todo lo expuesto anteriormente parece sujeto a los gustos del artesano o de los propietarios de la casa.





El convento de San Agustín, uno de los más importantes edificios de Valdefuentes, también contiene esgrafiados realmente interesantes desde el punto de vista histórico y artístico, aunque esta vez no en la fachada sino en el claustro. Así como la arquitectura popular se vale de esta técnica ornamental para el embellecimiento de las fachadas, la arquitectura civil, militar y religiosa utilizó el esgrafiado para decorar los interiores. Por eso no es extraño encontrar esgrafiados en claustros de conventos, sacristías, interiores palaciegos, estancias principales de castillos y casas fuertes, etcétera. En este sentido, apuntar que esta técnica decorativa de origen hispano musulmán recibió, cuando cayó en manos de nobles y poderosos, una fuerte influencia flamenca e italiana.



Por desgracia, muchos de los exquisitos esgrafiados de esos palacios y castillos se encuentran en un alarmante estado de deterioro progresivo. En Valdefuentes, sin embargo, esta técnica continúa viva y por tanto, solo queda aplaudir la iniciativa de los vecinos de seguir conservando la tradición de esgrafiar las fachadas de sus casas. 

Fuente: Esgrafiados, encintados y enjalbegados renacentistas en torno al curso medio-bajo del río Tagia. Francisco Sanz Fernández. 

viernes, 10 de mayo de 2019

ricardo garcía lozano. escultor.




Desde hace unos semanas tengo en casa un boceto de un busto realizado por Ricardo García Lozano, lo cual me ha hecho una tremenda ilusión, por dos motivos. El primero de ellos es debido a la categoría del personaje inmortalizado, el gramático Antonio de Nebrija, personaje que me cautivó desde que supe de su estancia de varios años en diversas localidades extremeñas. Esta larga estancia posibilitó que probablemente, la primera gramática en lengua castellana fuera escrita en Extremadura.

El otro motivo es que dicho boceto ha salido de las manos de un prolífico y reconocido escultor, como es García Lozano, autor de muchos de las obras que embellecen calles y plazas de las comarcas de la Serena y Vegas Altas, y de otros muchos puntos de dentro y fuera de Extremadura. Recientemente, por ejemplo, ha sido noticia en los medios de comunicación regionales y nacionales que el Congreso de los Diputados cuenta ya con un busto de bronce del liberal extremeño Muñoz Torrero, (uno de los padres de la Constitución de Cádiz de 1812), obra del escultor villanovense. Igualmente, en 2016, fue noticia el envío de un busto del rey Felipe VI por parte de este artista plástico.

Pero la mayor parte de las creaciones de Ricardo García Lozano se encuentran en calles, plazas y otros espacios abiertos, para deleite de los transeúntes. Así, días atrás recorrí Don Benito, Medellín y Villanueva de la Serena, para fotografiar y reconocer la calidad de parte de sus creaciones. Las imágenes hablan por sí solas. García Lozano es capaz de captar en cada una de sus composiciones los rasgos de cada uno de sus personajes y hacérselos llegar al público, a través de una obra llena de plasticidad y belleza.


Felipe Trigo. Villanueva de la Serena.
Monumento a la Constitución. Don Benito. 
Monumento a la Constitución. Don Benito.
Quinto Cecilio Metello Pío. Medellín. 

Naturalmente, lo que expongo aquí es solo una pequeña muestra de su extenso trabajo. Por fortuna, otros muchos pueblos y ciudades cuentan en sus calles con obras de este inquieto creador villanovense...

Virgen de las Cruces. Don Benito.
Homenaje a las victimas de la batalla de Medellín.

domingo, 5 de mayo de 2019

menos de cien. less than hundred. benquerencia. cáceres.



Menos de cien son los habitantes de Benquerencia, un pueblecito de la comarca de Montanchez. Menos de cien, less than hundred, es también el nombre de un proyecto que tiene como objetivo la dinamización de este tipo de núcleos rurales. De momento Less than hundred cuenta con seis pueblos adheridos.

Sin embargo, según los impulsores del proyecto y la web Less than hundred, las localidades que quieran integrarse en este proyecto deben cumplir ciertos requisitos, como por ejemplo, poseer cierta infraestructura hostelera. Además deben disponer de determinados elementos históricos y culturales, de ciertos recursos naturales y paisajísticos, de un compromiso de sostenibilidad, etc.




Benquerencia cumple de sobra estos requisitos, pues además de estar enclavado en un precioso lugar rodeado de impresionantes dehesas, tener una economía eminentemente rural y poseer la infraestructura hostelera necesaria (una acogedora casa rural, un camping naturista y una cafetería-bar), posee un patrimonio monumental digno de mención. No en vano Benquerencia es conocida también como Roma la Chica.

Seguramente en este sobrenombre también ha tenido mucho que ver que la iglesia parroquial esté bajo la advocación de San Pedro Apóstol. Por eso, no es de extrañar que el altar se encuentre presidido por este santo ni la presencia de las llaves de San Pedro en el interior del templo, así como en su fachada principal.




Además Benquerencia cuenta con algunas muestras de arquitectura popular bastante interesantes, algunos pozos antiguos, un puente de posible origen romano y sobre todo, la ermita del Santísimo Cristo del Amparo, un pequeño edificio en cuyo interior existe un conjunto de frescos realmente interesantes que representan algunas escenas de la vida de Jesucristo.




Por último, y a modo de anécdota, destacar el humilde pero exquisito huevo frito sobre una rebanada de pan, con que te obsequian a la hora del aperitivo con la primera ronda, en el único bar de Benquerencia. Un motivo más para visitar este bonito, dinámico y sorprendente pueblo...