No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

viernes, 15 de septiembre de 2017

la mujer panzuda



La primavera pasada, mientras paseaba por el núcleo urbano de Villasbuenas de Gata, me paré durante unos minutos delante de una bonita casa y fotografié los curiosos relieves que aparecían en su fachada. Intrigado por su significado y por la época en que fueron realizados, indagué un poco en internet. En principio encontré poca cosa. En la web del ayuntamiento pude leer simplemente que fue construida durante el siglo XVII y que es conocida como la casa de la mujer panzuda, debido a la pétrea figura que sobresale en una pared lateral. La función de dicha figura sería indicar un prostíbulo o también un símbolo de fertilidad. Sin embargo, cuesta creer que justo a las traseras de la iglesia hubiera un prostíbulo, y que en una localidad tan pequeña hiciera falta señalar un lugar de esas características.

Mucho más preciso y completo es el articulo titulado Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglo XI al XIII). Restos del Románico, (publicado en agosto de 2012 en el desaparecido Sierra de Gata digital) en el que el historiador Domingo Domené hace un pormenorizado estudio de tres curiosos elementos que aparecen en la fachada de la citada casa. 

De ellos, la figura de una mujer de prominente barriga es quizás el relieve que más llama la atención. Domingo Domené lo describe como una mujer desnuda y grávida, es decir, embarazada. Para él, las ocho gotas o bolos que aparecen bajo el alféizar de la ventana pudiera indicar un embarazo de ocho meses. 



Algo más elevada, a su derecha, aparece otra extraña figurilla, en esta ocasión identificada por el autor antes citado, como una mujer en el momento justo de dar a luz. El deterioro que ha sufrido la piedra impide, sin embargo, determinar con exactitud si este relieve se corresponde con la escena de un parto o si representa más bien una figura masculina de grandes genitales. En cualquier caso, ambos supuestos estarían relacionados con la fertilidad, y junto con la mujer panzuda-embarazada, tendrían una clara simbología de fecundidad aunque con una función desconocida todavía para nosotros. 


El tercer elemento, situado en la fachada principal, parece de una época posterior que los anteriores, presentando además una función mucho más clara. Se trataría de indicar que esa casa era ocupada por una autoridad religiosa. El cáliz y los ángeles que aparecen en la parte superior de la ventana y las tres borlas que aparecen en la parte inferior son para el historiador Domingo Domené claros indicativos de esa función religiosa. El zorro y el gallo representarían además la lucha entre el demonio y san Pedro. No obstante, observando la imagen, se echa en falta a la derecha de los citados animales, algún otro elemento que originariamente formaría parte del conjunto. 





Símbolos de fertilidad, por tanto, en la vivienda de una autoridad eclesiástica. Me temo que hay ciertos misterios que nunca acertaremos a entender. Y tal vez sea mejor así...


(Podéis obtener más y mejor información sobre esta casa y otra curiosa joya, ya desaparecida, en el articulo antes citado.)

miércoles, 6 de septiembre de 2017

jefes y brujos


Figura antropomorfa del tipo brazos en asas acompañado de lanzas o flechas
en cuya cabeza aparece un tocado similar a un ojo, tal vez símbolo de su poder.
Sierra del Conde. Oliva de Mérida.

Hace unos cuantos miles de años el hombre, hasta ese momento cazador recolector, aprende lentamente a domesticar animales y a cultivar la tierra y se hace ganadero y agricultor. Este gran avance, sin embargo, trae otros problemas, entre ellos la aparición de las diferencias sociales o de los caudillos. En el siguiente párrafo de su Historia del mundo contada para escépticos, tal vez demasiado simplificado pero muy acertado a mi juicio, Juan Eslava Galán lo resume muy bien;

(...) El agricultor vive en un sobresalto permanente y a la postre todo su esfuerzo puede malograrse si los nómadas le saquean el granero o le roban el rebaño. El agricultor necesita protección y esta se convierte pronto en objeto de trueque. El agricultor se ve obligado a acatar la autoridad de un protector que a la larga puede convertirse en una lacra mayor que la que vino a remediar. Así nace la institución clientelar, todavía vigente en muchas sociedades actuales. El débil se somete a la tutela del fuerte a cambio de obedecerlo y pagarle en trabajo o en productos (o en votos). Por la ley de la mera fuerza bruta, el matón de la horda se promociona a jefe del poblado (régulo, cacique, caudillo, padrino o capo). Los matones se erigen en gobernantes y administran el granero comunal ( o dicho en términos económicos, los excedentes de riqueza, las plusvalías), lo que les permite adquirir los bienes de prestigio propios de su estatus privilegiados (en la antigüedad, vestidos, armas, objetos de metal, cerámicas de importación, y más recientemente yates, chalets, coches deportivos, ligues de lujo, etc.)

Del régulo que comenzó de matón procede, en última instancia, una institución tan venerable como la monarquía hereditaria. Detrás de cada noble, remontando su estirpe, encontramos a un noble bruto, en ocasiones brutísimo. (...)

¿Han visto como se enriquecen los que ostentan el poder? No me refiero solo a a los tiranuelos tipo Gadaffi que expolian a su país y acumulan millonadas en paraísos fiscales. Estos son los más notorios, que no se andan con disimulo. Hablo también de aparentemente respetables monarcas que llevan una existencia regalada, rodeados de lujo, por derecho divino, sin dar palo al agua. Hablo de esos políticos profesionales (en realidad partitócratas) que se enriquecen y acumulan grandes patrimonios traficando con influencia y encubiertas marrullerías mientras predican justicia social.



Estela de El Viso (Córdoba). En ella se puede 
apreciar un guerrero con casco provisto 
de cuernos, junto con sus armas y enseres,
entre los que destaca un peine. Debajo un carro.

Interesante y actual sin duda la reflexión de Eslava Galán sobre los motivos que propiciaron la aparición del hombre poderoso que defiende a los suyos de los enemigos, pero que a su vez los atemoriza con sus arbitrarias decisiones. Un mal necesario que sin embargo, prosigue el escritor andaluz, fue a peor cuando el jefe se une con el brujo o el chamán. Este, nacido desde el mismo en que el hombre es consciente de que al final del viaje le espera la muerte, va adquiriendo más especialización a medida que los rituales se hacen más complejos.

La religión, tal vez otro mal necesario, siempre unida al poder...

Tras la formación rocosa conocida como la Seta se encuentra el bolo granítico
 en cuyo interior el profesor Rosco Madruga señaló la presencia de un santuario 
astronómico. Los Barruecos. Cáceres.