No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

jueves, 23 de junio de 2016

una vieja moneda en el castillo de brozas.


Hace unas semanas tuve la suerte de encontrame en Brozas una pequeña y estropeada moneda, de un tamaño parecido a un euro. Al principio no le di importancia. Me habían comentado que era un chavo portugués y que no tenía ningún valor. Sin embargo, mi amigo bloguero Samuel, (Extremadura: caminos de cultura) al que le había enviado unas fotos, se tomó la molestia de buscar en internet más datos sobre la humilde moneda. 

"Es un ceitil portugués" me escribió. "Una moneda que se acuñó durante 130 años entre los siglos XV y XVI. Reinado de Alfonso El Africano. En una cara aparece un castillo sobre olas. Y en la otra el escudo portugués con cruces de Malta bordeándolo.."

La verdad es que quedé sorprendido. No imaginaba que la moneda que me había encontrado en el castillo de Brozas fuera tan antigua. Tengo que decir también que desconocía la existencia de una moneda con ese nombre y que apenas conocía la figura del rey portugués, cuyo sobrenombre se debía al auge que durante parte de su reinado tuvieron las expediciones que Enrique El Navegante realizó por el continente africano.




Pero vayamos por partes. Efectivamente la moneda es un ceitil. Se llama así a un tipo de moneda muy humilde que empezó a acuñarse durante el reinado del rey Alfonso V de Portugal. Según se puede leer en la web Historia y Numismática, era una moneda de uso común entre los más pobres que equivaldría a los diez céntimos de euros actuales; en el siglo XVI, 459 gramos de carne costaban entre 16 y 18 ceitis.

El hecho de que esta moneda de cobre fuera utilizada durante tantos años explica el gran desgaste que sufrieron y lo difícil que resulta clasificarlas. De cualquier forma, lo que si parece cierto es que durante un amplio periodo la moneda en cuestión no sufrió apenas variaciones, apareciendo por una cara un castillo de tres torres sobre las olas del mar y por la otra el escudo de Portugal con cuatro cruces de Malta. A veces puede aparecer legible una P, una L o una C según el lugar donde fue acuñada; Oporto, Lisboa o Ceuta, en aquella época bajo dominio portugués.

Finalmente, indicar como curiosidad que el ceitil tuvo gran importancia en las transacciones comerciales en el recién descubierto Nuevo Mundo y que incluso Colón llevó en su primer viaje un gran número de ceitis para comerciar con los diferentes pueblos.

El Conjunto Histórico Artístico de Brozas, en cuyo castillo
hallé la moneda, se encuentra a menos de 20 km de la frontera
con Portugal.

Otra cosa que me despertó gran curiosidad tras la información que recibí de Samuel fue la figura de Alfonso el Africano, primo de Isabel la Católica y de Enrique el Impotente y por tanto, tío de Juana la Beltraneja, con la que se casó tras la muerte de su primera esposa. Como anécdota señalar que la boda tuvo lugar en Plasencia, donde ambos fueron proclamados como reyes de Castilla.

En realidad, con quien el rey Alfonso había pretendido casarse años antes era con Isabel pero la diferencia de edad llevó a esta a no aceptar el matrimonio. Algún tiempo después, Alfonso apoyó a la Beltraneja en la lucha contra Isabel por la Corona de Castilla siendo vencido finalmente en Toro. Tras aquella derrota, Alfonso fue abandonado por sus partidarios castellanos y se retiró a un monasterio de Sintra, donde moriría cinco años después.

Alfonso El Africano. 1432-1481.

1
Palacio Real de Sintra, lugar donde nació Alfonso V de Portugal, primo
de Isabel la Católica y tío de Juana l Beltraneja.

Murallas de Plasencia, en cuya Plaza Mayor se celebró la boda de Alfonso el
Africano con su sobrina Juana. 

Fue una suerte, como digo, encontrar esa pequeña y desgastada moneda. sobre todo porque ello me ha llevado a curiosear un poco más por los vericuetos de nuestra olvidada Historia...

Fuentes;
Historia y Numismática.
El Faro Digital.es

5 comentarios:

  1. Importante hallazgo el de esas monedas por su gran valor histórico.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me encantan las monedas antiguas, creo que yo tengo una parecida, mañana la buscaré. Saludos y gracias por la información.

    ResponderEliminar
  3. Qué suerte encontrar la moneda y contar con la ayuda del gran Samuel¡¡¡ Fantástico post

    ResponderEliminar
  4. Lo más interesante es pensar quién usaría esa moneda, dónde y qué compras se pagarían: pan, vino, aceite.....???
    Guárdala, es tu pequeño tesoro....

    ResponderEliminar
  5. y como la encontraste? es raro ya que suelen estar bastante enterradas

    ResponderEliminar