No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

jueves, 17 de enero de 2013

la judería de badajoz.

Al tratar sobre las juderías extremeñas no deberían quedarse sin mención, por la importancia que tuvieron, las juderías de las ciudades de Cáceres y Badajoz, capitales de las dos provincias que integran el territorio. Del barrio judío de la primera ha llegado bastante información a nuestros días. Sin embargo, de la judería de Badajoz se conoce muy poco a pesar de que albergó durante cierto tiempo un buen numero de familias de origen hebreo. Según diversos historiadores, la judería ocuparía las traseras de lo que hoy conocemos como Plaza Alta.

Recientemente el bloguero Samuel Rodriguez Carrero (Extremadura: caminos de cultura) me envió una  abundante y completa información sobre algunas juderías, entre la que se incluía la siguiente fotografía y algunos datos sobre dicha judería: 

De Badajoz encontré una foto que resume lo poco que queda de la judería que allí hubo: la calle de San Lorenzo. Es una de las calles que va a dar a la Plaza Alta, y se sabe que allí se ubicó la judería pacense. Como es habitual en las juderías, la misma es muy estrecha, e incluso un arco a comienzos de la calle recuerda la tradición de marcar así la entrada a las aljamas. Lo que no sé es si dicho arco pertenece a la época del asentamiento hebreo, o si es posterior. 


Calle San Lorenzo. Badajoz.
 Los historiadores sitúan la judería de Badajoz al sur de la Plaza Alta.
En la imagen también se puede apreciar parte de la Alcazaba y  la torre
almohade de Espantaperros.

Resulta extraño, por contra, la misteriosa y casi total ausencia de restos de esta importante judería. Tal vez esto se deba a las sucesivas remodelaciones sufridas por esta plaza construida en el exterior de la alcazaba, en el lugar donde existiera un barrio islámico. Pero más extraño aun es la escasez de referencias, en comparación a otras juderías extremeñas como las de Trujillo, Hervás o Cáceres. Esta es la opinión de Samuel sobre este asunto.

Sólo se tiene constancia histórica de su presencia en la calle de San Lorenzo, pero por lo demás todo son conjeturas sobre otras calles que acogiesen a sefardíes, la ubicación de la o las sinagogas, etc, lo que a su vez me hace dudar un poco sobre la supuesta gran importancia que tenía la judería pacense en el siglo XV, considerada según los estudiosos pacenses como una de las más importantes de la España de los Reyes Católicos. No sé si sería así, o si más bien esta consideración se debe al énfasis que muchas veces ponen los escritores para defender su tierra y ubicarla en puestos que realmente no alcanzaron. Al menos a mí me resulta algo raro que tal comunidad hebrea fuera de las más importantes de España, y que sin embargo no se conserven casi datos de la misma...

Por otro lado, parece todavía más sorprendente la ausencia de judíos, tan necesarios en la sociedad de la época, en una ciudad como Badajoz, que fue capital de un reino de Taifa y que contó con una gran alcazaba, llegando a alcanzar un buen número de habitantes. Recordemos la amalgama de culturas que habitualmente convivían y competían entre sí dentro del perímetro de las medinas islámicas de la península; bereberes, mozárabes, judíos, muladíes, y la minoría dirigente árabe.

Posteriormente, tras la conquista cristiana, la necesidad de repoblar los territorios que las guerras habían dejado solitarios y yermos trajo consigo a las ciudades épocas de tolerancia en las que musulmanes, cristianos y judíos convivieron en un relativo buen clima. Como sabéis, estos últimos desempeñaron durante años un papel destacado y crucial, hasta que fueron expulsados en 1492. Hay constancia, por cierto, de que muchos de los que se dirigieron al Reino de Portugal tras el decreto de expulsión, pasaron por la ciudad de Badajoz.

Sin embargo, por alguna desconocida razón, en esta ocasión el devenir de la  Historia, no quiso dejarnos rastro alguno del lugar donde habitaron los judíos pacenses hasta que se vieron obligados a abandonar su casa.

Badajoz desde la muralla islámica. En primer plano, la Plaza Alta. Al fondo,
 la catedral cristiana. Entre ambos pudo estar el barrio judío. 

3 comentarios:

  1. Tienes razón la característica principal de las calles de las juderías es la estrechez de sus calles. Córdoba tiene una buena muestra también de esto.

    Un beso.

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Conozco la judería de Córdoba y he tenido la suerte de perderme por su laberinto de callejuelas.

    Saludos, Ventana.

    ResponderEliminar
  3. me gustan esas tomas de Badajos. la muralla islámica es muy interesante y bonita. también me gustan esas calles estrechas!
    un abrazo

    ResponderEliminar