No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

jueves, 10 de enero de 2013

la mezuzá de trujillo. cáceres.

Calle Gurria.

Hace unos días, a raíz de una entrada publicada en este blog el pasado mes de diciembre sobre las juderías extremeñas, recibí de Samuel Rodriguez Carrero, autor de Extremadura caminos de cultura y colaborador habitual y desinteresado, una valiosa información sobre las juderías de Cáceres, Trujillo y Badajoz. El material era realmente interesante ya que se trataba de información, en su mayor parte desconocida para mí, sobre ciertos aspectos de las citadas juderías.  

Hoy quiero mostraros algunas fotografías y extractos del texto que Samuel me envió en los que da cuenta del emplazamiento de la judería de Trujillo y describe algunos rincones y callejuelas donde aun se puede percibir cierto aire judio:

Más o menos quedaría enmarcada entre las actuales calles de Hernando Pizarro y del Gurría, atravesada por el medio por la popular calle Tiendas, de donde parte a su vez la que hoy en día se llama mismamente calle de la Judería. En resumen, correspondería a las manzanas que ocupan la práctica totalidad del lado suroriental de la Plaza Mayor (el lado opuesto al lateral donde se ubica la estatua de Pizarro, entre éste y la calle de Clodoaldo Naranjo. A excepción de la calle del Gurría, el resto de la judería ha sido bastante alterada con el paso de los siglos. La calle del Gurría, sin embargo, mantiene ese sabor hebreo, con arcos tanto de entrada como de salida a la misma. Tampoco sé si éstos son originales de la época, pero personalmente creo que es muy posible, y más tras ver que en el pasadizo de entrada desde la Rinconada de la Plaza, también llamado Corral del Rey) existen dos arcos de ladrillo cubiertos con vigas de madera, que aparentan bastante antigüedad  a la par que conservan las trazas de la arquitectura popular más tradicional.

La calle Tiendas está tan cambiada que no recuerda haber pertenecido a una judería. Si da esa sensación la calle Judería, que desemboca en la anterior, muy estrecha y algo empinada. La calle Hernando Pizarro también ha sufrido muchas modificaciones en sus edificios. De hecho, entre las calles Tiendas y Hernando Pizarro se ubicó la sinagoga trujillana, que más tarde, tras la expulsión de los sefardíes de España, fue reconvertida en un convento, y hoy es una amalgama de fincas e inmuebles.

Emplazamiento aproximado que ocupó la judería de Trujillo.
Calle Gurria.
Calle Judería.
Calle Hernando Pizarro.

Pero realmente, a mi juicio, lo más interesante es la existencia en ese dédalo de calles de algo que, al parecer, es bastante difícil de encontrar actualmente en la península ibérica. Samuel lo explica muy bien:

Sin embargo, a pesar de toda esta conversión de los edificios, en la calle Hernando Pizarro, concretamente en su nº 6  (justo por debajo del Palacio de la Conquista), subsiste algo que es casi único en España, por lo que a pesar de que artísticamente no tenga valor alguno, sí que lo tiene de manera histórica. Se trata del hueco labrado en la jamba derecha de la puerta para ubicar allí la mezuzá. La mezuzá es una especie de recipiente que alberga en su interior una plegaria escrita, colocada en las puertas de las casas hebreas como protección de las mismas. En la película de Ben-Hur, por ejemplo, hay una escena en la que el protagonista, al regresar de nuevo a su hogar en Jerusalén tras las peripecias vividas, coloca la mezuzá en la jamba de la puerta, en el hueco labrado para depositar la misma. Aunque esto es lo más habitual en el mundo hebreo, los sefardíes sin embargo solían ponen mezuzás de madera clavadas con clavos en las jambas. No era habitual en España labrar huecos para las mismas, pero en todo caso, y como ha ocurrido con casi todos los vestigios dejados en España por los sefardíes, el tiempo y la intolerancia cristiana han logrado que desaparecieran los pocos existentes. Uno de los escasísimos que quedan es el de Trujillo, tapado hoy en día con cemento pero que deja adivinar perfectamente su forma y existencia.

Fotogramas de "Ben-Hur.", en el que el protagonista aparece ante la mezuzá.
Mezuzá de la casa de Judá Ben-Hur. "Ben-Hur." (1959)
La mezuzá del número 6 de la calle Hernando Pizarro. Trujillo. Cáceres.

Actualmente, el hueco realizado en la jamba para acoger las plegarias judías permanece burdamente tapado, debido sin duda a la incultura y desconocimiento sobre el tema, repitiendose los mismos patrones y de la misma manera que hace más de 500 años llevó a cabo la expulsión y destrucción de esta parte de la cultura española, maltratandose sus vestigios con el paso de los años y de los siglos.

7 comentarios:

  1. Es una pena que no se conserven estos lugares como fueron diseñados en su día. Si visito algún día Trujillo me fijaré en todos los detalles que de no ser por ti sin alguna duda no hubiera reparado.

    Besos.
    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Pues en Alange hay una casa que tiene como motivos decorativos unas aminorás pequeñitas, a ver si consigo poner la foto...

    ResponderEliminar
  3. A ver si sale:
    http://goo.gl/maps/j999D
    Están colocadas en los balcones del segundo piso, rematando el alfiz que enmarca los balcones, un poco más arriba de donde termina la barandilla.

    ResponderEliminar
  4. Muy curioso, Marta. He podido ver, alejando la imagen, que los cuatro balcones de la casa tienen a ambos lados ese símbolo. Efectivamente podría corresponder, según he podido averiguar en la red, a candelabros de siete brazos o menorás que toman el nombre (y simbolizan) del arbusto que ardió ante Moisés.

    Gracias por enseñarnos esta rareza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús, la menorá es exactamente eso: un candelero. Si colocas שןש (Shin-Nun terminal-Shin) verás que la traducción 'es solar'.
      Podría ser algo de la cultura egipcia (akenaton - Heliopolis) del cual Moisés bebió sus fuentes.

      Eliminar
  5. Sí, están en todos los balcones de la casa. No es una casa moderna precisamente y está situada en la calle principal (en la que se encuentra tb. la Casa de la Encomienda) frente a la iglesia. Muchas veces he paseado por las calles de Alange buscando más, pero no he sido capaz de encontrarlas...

    ResponderEliminar