No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

miércoles, 18 de mayo de 2011

el escudo de carlos quinto.

De todos es conocida la relación de Carlos V con Extremadura durante los últimos años de su vida, cuando ya enfermo y envejecido decidió retirase a un monasterio situado en una recóndita sierra. Aquejado de gota, temeroso de Dios, deprimido y tal vez con remordimientos, el emperador buscó en la vertiente extremeña de la sierra de Gredos recogimiento para sus últimos días y en palabras del villanovense Victor Guerrero Cabanillas, una vuelta al claustro materno. (Enfermedades y muerte de Carlos V. Revista de Estudios Extremeños.)

Pero antes de eso, el nieto de los Reyes Católicos había sido el hombre más poderoso del mundo. Un cúmulo de circunstancias convirtieron a Carlos en dueño de grandes extensiones de tierra y eso quedó reflejado en los escudos que adornan algunos edificios por toda la península. Nunca he sido aficionado ni he prestado demasiada atención a la heráldica, pero esta tarde, revisando antiguas fotos y algunas más recientes me ha llamado la atención lo recargado de los numerosos escudos de Carlos V que adornan, entre otros muchos edificios, el Conventual de San Benito o el puente romano de Alcántara (imágenes que siguen a continuación) y me ha picado la curiosidad. De modo que he rebuscado entre la abundante información que hay en la red sobre este tema y de esta manera he "descubierto" algunas cosas interesantes.

En principio, lo que más llama la atención del escudo del Emperador es el gran águila bicéfala con las alas extendidas. Este águila quiere reflejar la herencia del Imperio Romano, y simboliza la fuerza y la potencia. Al parecer este símbolo ha sido utilizado desde hace miles de años por algunos pueblos mediterráneos. Sobre las dos cabezas aparece la corona del Sacro Imperio.

Las columnas que hay a ambos lados con la leyenda "Plus ultra" representan las columnas de Hércules y simbolizan el fin del mundo conocido. Es curioso que en el actual escudo del Reino de España aparecen todavía estas dos columnas. Estas, al igual que el águila de dos cabezas, fueron incorporadas por Carlos V al escudo de sus abuelos, del que desaparecieron las flechas, el yugo y el "tanto monta".


Entre las columnas y el escudo en sí aparece un collar de la orden de caballería del Toisón de Oro, de la que Carlos V fue Gran Maestre. De la parte inferior del collar pende el Vellocino de Oro de la mitología griega, que no es más que un vellón o pellejo de cordero.


Y dentro del escudo se encuentran, logicamente, los escudos de los distintos reinos que pertenecieron a tan poderoso personaje; los reinos de Castilla, de Aragón, de Navarra, de Sicilia, de Napoles, de Austria, de Flandes, etc. Abajo a la derecha, la granada que simboliza la perla que en 1492 Isabel y Fernando incorporaron a la corona de Castilla; el Reino de Granada.

El escudo, como digo, aparece con profusión por todo el Conventual de San Benito. ¿Propaganda? ¿Demostración de fuerza y poder? En cualquier caso, tanto poder y dominios no sirvieron a Carlos de Austria para ser un hombre feliz. Además de las numerosas enfermedades somáticas que le aquejaron durante su vida, Carlos sufrió frecuentes cuadros depresivos y tuvo que enfrentarse a numerosos problemas derivados de sus extensos dominios. Pues eso. Que el dinero no da la felicidad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada