No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

miércoles, 6 de abril de 2016

megalitismo. dólmenes.

En los últimos meses he tenido la oportunidad de visitar algunos de los dólmenes más espectaculares que se conservan en la península ibérica. Antequera (Málaga) Villamartín (Cádiz) o el distrito portugués de Evora son lugares donde el megalitismo, al igual que en gran parte del territorio extremeño, se manifestó de manera notable. 

Todos ellos tienen en común que se construyeron durante el Neolítico (5000-3000 a.C.) y parte del Calcolítico (3000-2000 a.C.) con la finalidad de albergar en su interior los cadáveres de personas principales y destacadas de una sociedad que en aquellos momentos alternaba ya la caza y la pesca con la ganadería y la agricultura. Igualmente en aquellos lejanos tiempos el hombre empezó a especializarse en el trabajo, apareciendo oficios como cesteros, ceramistas o tejedores. (Fuente; Cultura Extremeña. Contenidos Educarex)

No obstante, a la indudable función funeraria algunos autores añaden funciones religiosas y otorgan a estas tumbas cierto simbolismo relacionado con la delimitación del territorio, sin olvidar que pudieron ser usados como observatorios astronómicos pues habitualmente tenían la entrada orientada hacia el sol naciente.


Lógicamente la construcción de aquellos monumentos funerarios debía durar un buen número de años y empleaba a cientos de hombres. A ello había que sumar además el alto grado de especialización que debían tener los directores de la obra. 

El primer paso para la construcción de un dolmen era localizar la cantera apropiada, situada a veces a varios kilómetros de distancia. Posteriormente se extraía y tallaban los grandes bloques de piedras hasta dejarlos totalmente pulidos. Después se arrastraban con gruesas cuerdas rodándolas sobre troncos hasta situarlas al lado de las zanjas que previamente se habían excavado. Comenzaba entonces el momento más importante y que más precisión requería pues había que dejar caer las piedras u ortostatos con gran delicadeza hasta el fondo de la zanja. 

Por último, se cubría la estructura con grandes losas planas de varias toneladas de peso y se tapaba con tierra todo el conjunto, sellándolos una vez colocados el o los cadáveres en su interior, habitualmente con un rico ajuar funerario en su interior. Eso explica que algunos dólmenes hayan llegado a nuestros días sin haber sido expoliados, como es el caso del dolmen de Alberite (Villamartín, Cádiz) descubierto en 1993. Muchos de los dolmenes que podemos ver actualmente muestran solo la estructura pétrea compuesta por cámara funeraria y en algunas ocasiones también el corredor, cuando en realidad fueron concebidos para que esa estructura permaneciera oculta bajo una gruesa capa de tierra que recibe el nombre de túmulo.




Otra de las particularidades de este tipo de megalitos es la aparición de grabados esquemáticos en los que aparecen representados guerreros, soles, lunas o símbolos de difícil interpretación. 

Igualmente hay que destacar la existencia de menhires integrados en algunas ocasiones en el dolmen (Alberite, Anta de Zambujeiro, Cordobilla de Lácara.) Caso curioso son los menhires situados en el interior del dolmen de Menga (Antequera), pues aparentemente se tratan de piedras colocadas para soportar las grandes losas que cubren la cámara cuando la realidad es que no llegan a tocar dichas losas, que se soportan gracias a los ortostatos laterales. 

Básicamente existen tres tipos de dolmenes. El más sencillo solo consta de una cámara mortuoria, en muchas ocasiones de planta circular. Algo más complejo es el dolmen con corredor, provisto de un pasillo de acceso a la cámara. Según la longitud del pasillo podemos distinguir entre dolmen con corredor largo o corto. Sin embargo, hay dólmenes en los que no se distingue la cámara y el corredor. A este tipo, llamados de galería, pertenecen los dolmenes de Menga y Alberite.


Dolmen de Menga. Antequera. Málaga. La presencia de la figura humana
en la fotografía da una idea de las colosales dimensiones de este dolmen.

Dolmen de Menga. Antequera. Málaga. Menhires en el interior,
colocados aparentemente para soportar las grandes losas que sirven de cubierta.

Dolmen de Menga. Antequera. Málaga. En esta imagen se puede observar el 
gran tamaño de los ortostatos que conforman el impresionante monumento.
Hay que tener en cuenta que al menos la tercera parte de cada ortostato
se encuentra enterrado en el suelo.

Dolmen de Alberite. Villamartín. Descubierto en  1993. El túmulo que lo cubría
hizo posible que pasara desapercibido durante miles de años. En su interior
se encontraron los restos de un hombre de mediana edad y de una mujer
joven y un rico ajuar funerario. Este ajuar estaba compuesto por collares
 y piedras semipreciosas procedentes de yacimientos situados a cientos
de kilómetros.

Dolmen de Alberite. Villamartín.  Cádiz. En esta imagen se puede apreciar
el enorme tamaño de una de las rocas (fragmentada) que servía de cubierta. 

Los expertos consideran que fue construido 4500 aC. Es por tanto uno de los
 más antiguos de la península.
Dolmen de Alberite. Villamartín.  Cádiz. Menhir situado en la entrada
del dolmen. La presencia de menhires formando parte de la estructura o
situado en las proximidades era práctica bastante habitual en este tipo de
construcciones.

Anta Grande de Zambujeiro. Évora. Portugal. Construido entre 4000 y 3000 a C.
Estuvo en uso hasta 1500 aC. Fue excavado en la década de los sesenta del
siglo XX. Varios menhires a la entrada del corredor completaban el conjunto.

Anta Grande de Zambujeiro. Évora. Portugal. La fotografía, tomada
en condiciones de escasa luz no muestra la momunmentalidad de este dolmen.
Hay que tener en cuenta que la altura de los ortostatos miden  8 metros de
altura.La losa que actuaba de cubierta tiene un diámetro de 7 metros
 y se encuentra actualmente desplazada de su lugar original.

Dentro de la actual Comunidad Autonoma extremeña el megalitismo también tuvo un gran desarrollo aunque los dólmenes no llegaron a alcanzar la espectacularidad de los monumentos funerarios citados anteriormente, al menos los dolmenes conocidos hasta ahora. Así en Magacela, Valle de la Serena, Jerez de los Caballeros, Valencia de Alcántara o Lácara existen interesantes muestras de esta manifestación religiosa funeraria. 

Normalmente estos dólmenes no se encontraban aislados. En las proximidades de Valencia de Alcántara, por ejemplo, hay catalogados cerca de 50 dolmenes, aunque tal vez fueron muchos más. Algo parecido ocurre en Valle de la Serena donde en los últimos años se ha tenido noticia de nuevos monumentos funerarios de este tipo. Sin embargo en otros lugares los dolmenes aparecen aislados, consecuencia también del desmonte de los campos de cultivo o de la reutilización de las grandes losas en construcciones agropecuarias.

Dolmen de la Cerca del Marco. Magacela. Badajoz. Dolmen de corredor
construido entre 4000 y 3000 aC. En su interior se pueden observar 
todavía cazoletas y grabados. 

Dolmen de Lácara. Cordobilla de Lácara. Badajoz. Dolmen de corredor largo.
Como nota curiosa indicar la presencia en sus inmediaciones de un altar
rupestre construído sobre un gran bolo granítico. 

Dolmen de Lácara. Cordobilla de Lácara. Badajoz. En esta imagen se puede
apreciar un gran menhir integrado en la estructura, así como las losas que
conforman la cubierta.

Dolmen de Sierra Gorda. Valle de la Serena. Badajoz. Construido con pizarra,
es un ejemplo de construcción megalítica tardía puesto que según las fuentes
consultadas "solo" tiene una antigüedad de 3500 años.

Dolmen El Mellizo. Valencia de Alcántara. Cáceres. Al parecer recibe este
nombre debido a la existencia de otro dolmen de similares
características en sus proximidades.

Dolmen de la Huerta de las Monjas. Valencia de Alcántara. Cáceres.
Consta de seis ortostatos y losa superior. Conserva parte del corredor.

Como anécdota, señalar que algunos de estos extraordinarios monumentos alojan actualmente lugares de culto cristiano en su interior. Entre estos ejemplos de cristianización se encuentra el dolmen capilla de Santa Cruz en Cangas de Onis (Asturias)  y los dólmenes capilla de San Denis y de San Brissos en Portugal. De alguna manera, miles de años después estos viejos mausoleos siguen desempeñando la función religiosa que se les otorgó en su origen, en una suerte de atavismo que cuando menos resulta sorprendente.

Fuentes; 





Los altares rupestres son manifestaciones del arte rupestre que habitualmente suelen pasar desapercibidas siendo, desde mi punto de vista, una de las más emocionantes; simplemente, me resulta sobrecogedor pensar que sobre esas piedras nuestros antepasados realizaban sus rituales, ceremonias y sacrificios en sus intentos de comunicarse con el más allá. 



cromeleques y antas
Según la RAE un crómlech o crónlech (menos usado) es un monumento megalítico consistente en una serie de piedras o menhires que cercan un corto espacio de terreno llano y de forma elíptica o circular. En portugués, se emplea el término cromeleque para designar a este conjunto de menhires.

domingo, 14 de febrero de 2016

pinturas rupestres del abrigo de las palomas. arroyo de san serván. badajoz.


Continuando con la intención de conocer los abrigos de pinturas rupestres más significativos de la provincia de Badajoz, hace unos semanas nos acercamos a la Sierra de San Serván pues sabíamos de la existencia de numerosos abrigos en dicha sierra. En concreto las pinturas esquemáticas que pudimos ver, gracias la web de rutas Wikiloc, se encuentran en el llamado Cancho de las Palomas, una abrupta pared orientada al suroeste bajo la cual se extiende la fértil comarca de Tierra de Barros.

Como en otras ocasiones, durante un buen rato disfrutamos fotografiando y observando los esquemas, e intentando descifrar el significado que hace algunos milenios los hombres que los hicieron quisieron dar a los dibujos que ahora teníamos ante nosotros, en bastante buen estado de conservación. Desgraciadamente pudimos observar también que algunos de los esquemas se encuentran ya muy desdibujados y que otros han sido objeto de vandalismo.

Días más tarde, sin embargo, mientras revisaba las fotografías entendí la dificultad de interpretar los esquemas y tuve que recurrir una vez más a Alejandro González Pizarro, que amablemente puso a mi disposición la obra Pintura Rupestre Esquemática de Mérida (Manuel León Gil y Ramón García-Verdugo Rubio), completísimo estudio sobre este y otros abrigos de la zona.

(Hay que decir también que Alejandro González Pizarro además de ser un gran entendido y conocedor de las pinturas esquemáticas de la provincia de Badajoz es también coautor del magnífico blog 100 años de Henri Breuil en Extremadura, un blog que recoge los abrigos que en territorio extremeño visitó el abate y arqueólogo francés durante una de sus campañas.)

IMAGEN 1 Abrigo Palomas nº1. 
 Ídolos oculados y trazos verticales.

En el artículo antes citado García-Verdugo y León Gil, descubridor en 1984 de las pinturas de la Sierra del Conde (Oliva de Mérida), sitúan estas pinturas en el Bronce Final (aprox. 1000 a.C) y establecen para sus estudio dos abrigos diferentes. El primero, llamado Palomas nº 1 (IMAGEN 1) se encuentra a más altura y presenta como figuras más destacadas dos ídolos oculados provistos de corona. Así aparecen descritos en el artículo citado; "Figura circular algo chata atravesada por una línea vertical en cuyos extremos existen dos bifurcaciones. En el interior del círculo y a ambos lados del eje se aprecian pequeños trazos verticales que se interpretan como ojos. La parte superior tiene forma de tridente a modo de tocado o corona."

Respecto a esto hay que decir que gran parte de los esquemas, al menos los más interesantes para mí, responden a esta tipología. Dicho de otra manera, la figura más característica de estos abrigos presenta uno o dos círculos atravesados por una línea vertical. A veces, aparecen puntos que podrían ser ojos, presentando también en ocasiones líneas en la parte inferior que podrían corresponder a las extremidadades inferiores y al falo. En general, según presenten ojos o no, a lo largo del artículo los autores distinguen entre ídolos oculados o figuras antropomorfas con brazos en asa.

 IMAGEN 2. Palomas nº 2 Segundo panel

Pero desde mi punto de vista el segundo abrigo, Palomas nº 2, resulta  mucho más espectacular tanto por el número de figuras representadas como por el estado de conservación de las mismas. De hecho, los autores del mencionado artículo establecen para su estudio 15 grupos de figuras descritas de izquierda a derecha, situados en una amplia terraza tres metros por encima del abrigo anterior. Entre ellos destaca sin duda el segundo panel (grupos 8-12) en el que se que se aprecia un buen número de figuras en bastante buen estado. Podéis ver una una imagen completa de este panel en la IMAGEN 2.

IMAGEN 3
Palomas nº 2 Segundo panel. Cortejo encabezado por ídolo oculado

Si comenzamos el estudio de este gran panel por nuestra izquierda (IMAGEN 3) podemos observar un antropomorfo algo aislado del resto con brazos en asa y con extremidades inferiores y falo, y dos esteliformes sin haces a su derecha. Después aparecen algunos dibujos más próximos entre si interpretados como un cortejo encabezado por ídolo oculado formado por dos círculos y eje vertical con extremidadeses inferiores y falo. A la derecha de este antropomorfo aparecen otros dos antropomorfos superpuestos de brazos en asa sobre barras verticales y horizontales. Por último cuatro barras verticales. 

IMAGEN 4
Palomas nº 2 Segundo panel. Antropomorfos 

Por último, para finalizar con este panel, citar que en la parte superior a la izquierda (IMAGEN 4), hay representados una figura con brazos en asa y un cuadrúpedo. A la derecha tres antropomorfos de mayor tamaño algo desdibujados. Las dos primeras están formadas por dos círculos atravesados por una línea vertical. La tercera presenta arcoriforme en la parte superior, falo y extremidades inferiores.

IMAGEN 5. Palomas nº 2
Grupos 6-7. Barras e ídolos.

Otro de los paneles destacados es el que podemos ver en la imagen superior (IMAGEN 5), en el que se aprecian numerosas barras verticales, entre las cuales destacan un ídolo de gran tamaño, tal vez el esquema de mayor tamaño representado. (IMAGEN 6) y dos pequeñas figuras bajo este ídolo. La situada más a la izquierda contiene dos puntos u ojos en el interior del círculo, la otra presenta un arcoriforme a modo de corona. (IMAGEN 7) Por lo demás en este panel, los autores describen cuadrúpedos, escaleriformes y ramiformes realmente difícil de apreciar en la actualidad.

IMAGEN 6 Palomas nº 2
IMAGEN 7 Palomas nº 2
                               
Hasta aquí los grupos de pinturas  mejor conservados y a mi juicio más interesantes. Sin embargo hay otros paneles que por estar más expuestos han sufrido más directamente los efectos meteorológicos y se conservan bastante peor o han desaparecido. A continuación, podéis ver las fotografías correspondientes a un cuadrúpedo, dos antropomorfos y dos soliformes, motivos más comunes y repetidos que los enigmáticos ídolos oculados y antropomorfos con brazos en asa que todavía se conservan en las paredes del abrigo de las Palomas.


Más pinturas esquemáticas;

pinturas rupestres de la sierra del conde. oliva de mérida. badajoz.
Hoy quiero compartir con vosotros un grupo de pinturas rupestres que tuvimos la suerte de admirar hace tan solo dos o tres fines de semanas. He de decir que nunca antes había visto en Extremadura, un grupo de pinturas tan espectaculares como las que pudimos contemplar el referido fin de semana, tanto por el número de figuras como por las características de algunos de los dibujos.





pinturas. rupestres del cancho del reloj. solana de cabañas. cáceres. Por desgracia, el paso del tiempo y los líquenes han deteriorado bastante las pinturas y algunos motivos han desaparecido o muestran un gran descoloramiento. Aun así, se pueden apreciar algunas figuras antropomorfas, entremezcladas con puntos y rayas, seguramente producidas por el deslizamiento de las yemas de los dedos embadurnadas de óxido de hierro mezcladas con grasa animal y/o pigmentos vegetales.

Las pinturas esquemáticas del abrigo de la Calderita se encuentran en el término municipal de la Zarza (Badajoz), concretamente en una escarpada falda de la Sierra de Peñas Blancas, y constituyen una de las muestras más importantes de este tipo de manifestaciones a lo largo y ancho de la geografía extremeña.


Estas pinturas no son una excepción y por ello hay que pasar un buen rato intentando identificar las diminutas figurillas, a veces muy deterioradas, que hace miles de años (entre 3000 y 1000 años a.d.C.) dejaron en las rocosas paredes de dicha sierra los hombres que poblaron la actual comarca de la Serena.


Dichas pinturas rupestres se encuentran dentro de un abrigo situado en la Sierra de Pela (Badajoz), concretamente en el lugar llamado Pedriza Vieja. Lamentablemente su estado de conservación es bastante malo ya que las paredes de este abrigo aparecen actualmente muy ennegrecidas por los líquenes.


Esta cueva acoge en su interior una serie de pinturas muy interesantes situadas por los especialistas en el Calcolítico. Se estima que, en la península ibérica, este periodo se desarrolló aproximadamente entre 4000 y 3000 años a.C.


lunes, 18 de enero de 2016

árboles singulares de extremadura. el olivar de orellana de la sierra.



A menudo, cuando se recorren las sierras y campiñas extremeñas es frecuente encontrar viejos olivares o ejemplares aislados de enormes troncos y pronunciadas arrugas en su corteza. Muchos de estos olivos pueden tener varios cientos de años y sin embargo, no gozan de ningún tipo de protección, de manera que cuando el propietario de la finca decide implantar un nuevo olivar o establecer otro tipo de cultivo estos formidables seres vivos son trasplantados y acaban adornando rotondas, urbanizaciones o parques. 

Hace unas semanas, sin embargo, tuve la oportunidad de pasear por uno de estos viejos olivares centenarios, de enormes y torcidos troncos, en ocasiones huecos, incluido en el año 2014 en la lista de Árboles Singulares de Extremadura. Me estoy refiriendo al olivar que, según aparece en el Decreto que declaró en el citado año 17 nuevos árboles singulares, ocupa las Parcela 299 del Polígono 2 y la Parcela 334 del Polígono 8 del término municipal de Orellana de la Sierra (Badajoz)

Al motivo por el que este olivar ha sido incluido en esta lista, la monumentalidad de algunos de sus olivos así como el alto valor paisajístico y etnográfico, hay que añadir la gran superficie que ocupa; según he podido comprobar mediante las herramientas que ofrece el Visor SigPac, las dos parcelas citadas suman un total de 75 hectáreas aproximadamente. Estamos, por tanto, ante una enorme plantación presumiblemente varias veces centenaria compuesta por decenas de retorcidos y vetustos ejemplares que se extiende por la falda de la sierra, convirtiéndola a su vez en un lugar singular.

El paso inexorable de los años, las técnicas de poda inapropiadas, el actual abandono en que se encuentran algunos ejemplares, las sequías o los fuertes vientos se han unido para regalarnos este legado repleto de belleza, esa ajada corteza que muestra huecos y protuberancias, esos rugosos y torcidos troncos, que en ocasiones, aparecen unidos al suelo apenas por un trozo de madera seca aparentemente muerta...












encina la nieta. torre de santa maría. cáceres.   La Nieta está viva, aunque presenta irreparables y evidentes daños tras aquella noche de fuertes vientos. Además, se ha instalado una valla de madera alrededor de su perímetro para evitar el pisoteo de los curiosos. Igualmente se han eliminado los matorrales que tanto afeaban el entorno del monumental ejemplar y algunos restos de vallas de alambre de espino, que impedían acceder a la parcela.           
el jardín de las antigüedades
Hay un jardín en Mérida, escondido y desconocido por la mayoría de los turistas, que recibe el sugerente nombre de "jardín de las antigüedades". Este lugar fue creado a principios del siglo XVIII por el historiador Agustín F. Forner y Segarra y por fray Domingo, un fraile del Convento de Jesús, para preservar las numerosas muestras arqueológicas que ofrecía el subsuelo emeritense.


Pero yo me quedo unos segundos observando sus gruesos y tortuosos troncos, los huecos que el paso del tiempo ha ido socavando en ellos, las rugosidades de la corteza y las caprichosas formas que esta ha ido adquiriendo...


encina la terrona. cáceres.
Atendiendo a la definición expuesta anteriormente está claro que la Encina La Terrona tiene bien merecido pertenecer a este grupo puesto que supera con creces las características exigidas. Lo más llamativo sin duda es la edad que se le atribuye, 800 años, convirtiéndola en la encina más longeva. En cuanto a su tamaño, resulta espectacular.




árboles singulares y casi singulares de extremadura.
Recordemos que se consideran árboles singulares aquellos ejemplares o formaciones vegetales que sean representativos por su rareza numérica, dimensiones excepcionales o pro su interés histórico o cultural.




     
roble de la nava. El Roble de la Nava es un monumental ejemplar de Quercus pyrenaica que se encuentra en una preciosa dehesa situada en la bonita y estrecha carretera que une Berzocana y Logrosán. Según la cartelería próxima este roble melojo o rebollo tiene una edad aproximada de 400 años, un diámetro de copa de 29 m. y un perímetro de tronco de 4.55 m. La altura total es de 19 m.