No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

sábado, 17 de junio de 2017

el relieve de las villuercas.



Después de una buena caminata por alguno de los muchos senderos que surcan las Villuercas, es probable que tengamos la ocasión de apreciar el característico relieve apalachense que presenta esta sucesión de sierras. Dicho de la manera más sencilla, este relieve es consecuencia de una serie de plegamientos que ocurrieron hace millones de años y que produjeron un conjunto de elevaciones paralelas, Así, a bote pronto, recuerdo haber contemplado ese curioso paisaje desde el castillo de Cabañas, desde el Risco de las Villuercas o desde las proximidades del Cancho del Reloj, una espectacular formación que guarda en uno de sus abrigos un grupo muy interesante de pinturas rupestres.

En concreto, son cinco las grandes cadenas montañosas que presentan disposición paralelas aunque en la web Villuercas Ibores se puede leer que hay al menos treinta sierras de menores dimensiones. Lógicamente, por el fondo de los valles encajonados entre las sierras discurren distintos cursos de agua, dejando lugares de una tremenda belleza; el río Almonte, el río Ruecas, el río Guadalupejo, la garganta Descuernacabras...

Los ríos villuerquinos, sus bosques de ribera y sus gargantas de aguas cristalinas, sin embargo, se quedan para otra ocasión. Mientras tanto, a la espera de mejores y menos calurosos tiempos, podemos soñar con esas montañas azules que tanto prometen y que guardan entre otras cosas, castillos, acueductos imposibles  robles centenarios e impresionantes desfiladeros.








lorera de la trucha  Pero ¿donde radica la importancia de esta agrupación de loros situadas en el término municipal de Alía (Cáceres)? Pues precisamente, en su singularidad, pues los loros, según los expertos  muy escasos hoy en día, eran  árboles muy abundantes hace tres millones de años, cuando la humedad y la temperatura en la zona eran más elevadas que actualmente






roble de la nava. El Roble de la Nava es un monumental ejemplar de Quercus pyrenaica que se encuentra en una preciosa dehesa situada en la bonita y estrecha carretera que une Berzocana y Logrosán. Según la cartelería próxima este roble melojo o rebollo tiene una edad aproximada de 400 años, un diámetro de copa de 29 m. y un perímetro de tronco de 4.55 m. La altura total es de 19 m.

algunos lugares que hay que conocer en las villuercas Hace años que, por fortuna, el geoparque de las Villuercas no deja de proporcionarnos agradables sorpresas. No es que seamos unos asiduos del citado geoparque pero de vez en cuando, dos o tres veces al año, nos gusta hacer senderismo por su interior para conocer la diversidad de sus paisajes, disfrutar de la valiosa arquitectura popular que conservan sus pueblos o seguir los rastros que la Historia nos dejó.


La pasada primavera hicimos una pequeña y agradable excursión, aguas abajo del Embalse del Cancho del Fresno, por el bonito desfiladero que el río Ruecas excavó pacientemente hace millones de años. El objetivo principal era conocer las pinturas rupestres de la Cueva de Álvarez o Cueva Chiquita.






Desde entonces siempre habíamos tenido aparcada esta excursión hasta que por fin, hace unos días nos acercamos a Campillo de Deleitosa y recorrimos casi en su totalidad el acueducto de 5 Km de  longitud, que discurre a media falda de la garganta Descuernacabras.




cabañas del castillo. cáceres.
Mas, para mí, la verdadera joya y la sorpresa más agradable es el lugar conocido como las Apreturas del río Almonte. Se llama así a una zona por donde el río, (que baja impetuoso desde su nacimiento, el Pico de las Villuercas) transcurre encañonado, tras miles de años erosionando la piedra cuarcítica.






los seis músicos de guadalupe
Si habéis estado alguna vez en Guadalupe, tal vez os hayáis fijado en las dos grandes puertas de bronce que guardan el acceso a la iglesia del monasterio, y en las figuras repujadas en medio relieve que representan diversos pasajes de la vida de Jesús, desde la Anunciación del ángel a María hasta la Resurrección.



pinturas. rupestres del cancho del reloj. solana de cabañas. cáceres. Por desgracia, el paso del tiempo y los líquenes han deteriorado bastante las pinturas y algunos motivos han desaparecido o muestran un gran descoloramiento. Aun así, se pueden apreciar algunas figuras antropomorfas, entremezcladas con puntos y rayas, seguramente producidas por el deslizamiento de las yemas de los dedos embadurnadas de óxido de hierro mezcladas con grasa animal y/o pigmentos vegetales.

domingo, 4 de junio de 2017

atardecer en los barruecos. cáceres.



Ayer por la tarde, revisando fotos antiguas, encontré una carpeta olvidada que contenía imágenes de los Barruecos, ese paraje natural tan visitado y tan fotografiado, gracias en parte a la presencia durante varios años en la zona del artista alemán Wolf Vostel. Criticada por unos, admirada por otros, hoy día la obra de Vostel sigue asombrando, incluso incomodando, a todo el que acerca a los Barruecos. Un lujo, a mi juicio, disponer en Malpartida de un Museo dedicado a la obra de este vanguardista autor...






jueves, 4 de mayo de 2017

almoharín. cáceres.



Esta extraña, seca y calurosa primavera nos está dejando, sin embargo, escenas muy curiosas, como esta pradera de amapolas en las afueras de Almoharín. Como no podía ser menos, entre el campo y la y el casco urbano, un par de higueras, el árbol cuyo fruto sostiene en gran parte la economía de los habitantes de esta bonita población muy cercana de las vegas altas del Guadiana, pero situada ya al pie de la sierra de Montanchez... 



martes, 25 de abril de 2017

lorera de la trucha



Poco de puede decir ya de la Lorera de la Trucha porque muchos de vosotros habéis estado allí y sabéis por tanto que es un bosquete relicto de loros que ocupa ambos márgenes de la garganta de la Trucha. Pero ¿donde radica la importancia de esta agrupación de loros situadas en el término municipal de Alía (Cáceres)? Pues precisamente, en su singularidad, pues los loros, según los expertos  muy escasos hoy en día, eran  árboles muy abundantes hace tres millones de años, cuando la humedad y la temperatura en la zona eran más elevadas que actualmente. Después poco a poco fueron desapareciendo hasta casi extinguirse, llegando a nuestros días solo unos cuantos miles. De ellos, la mayoría se encuentran principalmente en las gargantas y zonas más húmedas de las Villuercas, donde han encontrado un ambiente propicio para su supervivencia.



El loro (Prunus lusitánica) a menudo adopta forma de arbusto y no es un árbol espectacular. De hecho apenas llama la atención al senderista que pasea por los senderos que conducen al charco de la Trucha, un precioso paraje que combina saltos de agua con imponentes árboles de ribera y donde se ha formado una profunda y sorprendente hendidura debido a la erosión provocada por el agua que baja impetuosa de la sierra. Sin embargo, a pesar de que este humilde árbol que no es especialmente vistoso, en la actualidad está considerado Árbol Singular de Extremadura, por su rareza y su elevado valor.





Un paseo excepcional, por tanto, entre loros, tremendos árboles de ribera y saltos de agua el que se nos ofrece en la Lorera de la Trucha. Dicen que en la época de la berrea es fácil observar manadas de ciervos y corzos. Nosotros no pudimos observar ninguno, pues al parecer en esta época del año están escondidos entre la vegetación en zonas más altas de la sierra. Sin embargo, cerca ya de Guadalupe, pasado ya el Hospital del Obispo, tuvimos la suerte de ver y fotografiar un grupo de ciervas que discretas nos observaba entre la arboleda...





algunos lugares que hay que conocer en las villuercas Hace años que, por fortuna, el geoparque de las Villuercas no deja de proporcionarnos agradables sorpresas. No es que seamos unos asiduos del citado geoparque pero de vez en cuando, dos o tres veces al año, nos gusta hacer senderismo por su interior para conocer la diversidad de sus paisajes, disfrutar de la valiosa arquitectura popular que conservan sus pueblos o seguir los rastros que la Historia nos dejó.

los doce apostoles La ruta senderista de los Doce Apóstoles es una ruta que discurre entre dehesas, tremendas ahora tras las preciadas lluvias primaverales. Esta ruta une las poblaciones pacenses de Salvaleón y Nogales, y toma el nombre de doce grandes alcornoques que se podían encontrar a medio camino entre las dos poblaciones (hoy solo quedan siete), aunque la realidad es que a lo largo del recorrido existen suficientes atractivos igual o más interesantes que los referidos árboles.


Recordemos que se consideran árboles singulares aquellos ejemplares o formaciones vegetales que sean representativos por su rareza numérica, dimensiones excepcionales o pro su interés histórico o cultural.
encina la nieta. torre de santa maría. cáceres.   La Nieta está viva, aunque presenta irreparables y evidentes daños tras aquella noche de fuertes vientos. Además, se ha instalado una valla de madera alrededor de su perímetro para evitar el pisoteo de los curiosos. Igualmente se han eliminado los matorrales que tanto afeaban el entorno del monumental ejemplar y algunos restos de vallas de alambre de espino, que impedían acceder a la parcela.           
Hay un jardín en Mérida, escondido y desconocido por la mayoría de los turistas, que recibe el sugerente nombre de "jardín de las antigüedades". Este lugar fue creado a principios del siglo XVIII por el historiador Agustín F. Forner y Segarra y por fray Domingo, un fraile del Convento de Jesús, para preservar las numerosas muestras arqueológicas que ofrecía el subsuelo emeritense.


Pero yo me quedo unos segundos observando sus gruesos y tortuosos troncos, los huecos que el paso del tiempo ha ido socavando en ellos, las rugosidades de la corteza y las caprichosas formas que esta ha ido adquiriendo...


Atendiendo a la definición expuesta anteriormente está claro que la Encina La Terrona tiene bien merecido pertenecer a este grupo puesto que supera con creces las características exigidas. Lo más llamativo sin duda es la edad que se le atribuye, 800 años, convirtiéndola en la encina más longeva. En cuanto a su tamaño, resulta espectacular.

 
roble de la nava. El Roble de la Nava es un monumental ejemplar de Quercus pyrenaica que se encuentra en una preciosa dehesa situada en la bonita y estrecha carretera que une Berzocana y Logrosán. Según la cartelería próxima este roble melojo o rebollo tiene una edad aproximada de 400 años, un diámetro de copa de 29 m. y un perímetro de tronco de 4.55 m. La altura total es de 19 m.
el olivar de orellana de la sierra.
Hace unas semanas, sin embargo, tuve la oportunidad de pasear por uno de estos viejos olivares centenarios, de enormes y torcidos troncos, en ocasiones huecos, incluido en el año 2014 en la lista de Árboles Singulares de Extremadura. Me estoy refiriendo al olivar que, según aparece en el Decreto que declaró en el citado año 17 nuevos árboles singulares, ocupa las Parcela 299 del Polígono 2 y la Parcela 334 del Polígono 8 del término municipal de Orellana de la Sierra (Badajoz)





Algunas como la flor de la jara o del cantueso son muy comunes y por lo tanto fáciles de observar. Otras son, al menos para mí, autenticas rarezas. Me refiero a las peonias, plantas desconocidas también para la mayoría de la población.








lunes, 27 de marzo de 2017

arquitectura popular. sierra de gata.



Uno de los grandes atractivos que presenta la comarca de la Sierra de Gata es la arquitectura popular de muchos de sus pueblos, incluida según Juan Carlos Rubio Masa, (autor de la web Arquitectura Popular Extremeña,) dentro de la llamada arquitectura serrana y con tipología de viviendas muy bien diferenciadas; la casa de piedra y la casa de entramados de madera.  

(En este punto un pequeño inciso para señalar que una buena forma de conocer con cierto detalle las distintas muestras de arquitectura popular que se presentan a lo largo y ancho de la geografía extremeña, es visitar la web antes citada. En ella, Rubio Masa establece una clasificación que presenta el territorio extremeño dividido en tres grandes zonas -norte, centro y sur-, dedicándole a la arquitectura del norte de Cáceres dos apartados bien diferenciados según los materiales utilizados en su construcción.

La arquitectura serrana; la casa de piedra y la casa de entramados de madera.
La arquitectura del llano; tipologías centroextremeñas.
La arquitectura del llano; tipologías al sur del Guadiana.)

Como decía, al igual que en otras comarcas del norte de Cáceres, en la sierra de Gata podemos encontrar poblaciones en las que predominan las casas de piedra y otras en las que el entramado es más utilizado. Entre las primeras sobresalen Hoyos y Acebo, mientras que Robledillo de Gata y San Martín de Trevejo, muestran una arquitectura de adobe, madera y piedra muy destacable. Precisamente, esa bien conservada arquitectura serrana es la causa de que cinco localidades de esta comarca hayan sido declarados Monumentos Históricos Artísticos; San Martín de Trevejo, Trevejo, Robledillo de Gata, Gata y Hoyos. 

Robledillo de Gata.

Sin embargo, dentro de la tipología de casa de entramado podemos encontrar variaciones según la localidad, el terreno donde se asienta y los materiales que el medio ofrece. Así, sin perder de vista los artículos de Rubio Masa, la típica casa de entramado de Robledillo de Gata puede presentar hasta tres o cuatro plantas, producto de la adaptación a la irregular orografía. En este caso, las dos primeras hacían las veces de cuadras, siendo utilizadas la tercera y cuarta planta como vivienda y como almacen respectivamente. En este tipo de construcciones la madera solo aparece en el piso superior, mientras que la pizarra es utilizada para levantar las estructuras inferiores, lo cual recuerda mucho la arquitectura hurdana. 

Robledillo de Gata.
Robledillo de Gata.
Robledillo de Trujillo.

La casa de San Martín de Trevejo presenta algunas variaciones ya que en esta ocasión, como en muchos de los pueblos de la comarca, las dos plantas superiores están hechas con entramado de madera, acogiendo en el piso intermedio las habitaciones y zonas de estar. A esta planta intermedia se accede en ocasiones mediante una escalera exterior. En el piso superior se encuentran la cocina y los sobrados, mientras que en la planta baja se dispone la cuadra y el pajar. Por último, señalar los canales de agua dispuestos en el centro de la calles, tan  característicos de esta población.

San Martín de Trevejo.
San Martín de Trevejo.

En realidad, cualquiera de los veinte pueblos que integran la comarca son de sumo interés y a cada paso guardan sorpresas y rincones de gran belleza. Muy recomendable por tanto pasear por los sinuosos callejones de estos pueblos, donde sus casas parecen suspendidas de no se sabe donde, desafiando las leyes físicas y en muchos casos, retando también el paso del tiempo y el abandono...

Torre de Don Miguel.
Torre de Don Miguel.
Gata.
Gata.
Gata.
Santibañez el Alto.
Trevejo.
Acebo.
Hoyos.


castillo de trevejo. cáceres.
Actualmente, el castillo se encuentra en muy mal estado, debido a la voladura que realizaron las tropas francesas, aunque todavía se pueden ver algunos elementos defensivos y decorativos como garitas, troneras, matacanes o escudos. La mayoría de los restos que todavía permanecen en pie, murallas y Torre del Homenaje, son del siglo XV aunque el origen del asentamiento es islámico. Posteriormente pertenecería a diversas ordenes militares.



a fala de xálima.
Curiosamente, esta lengua o sus variantes solo se habla en tres localidades y en cada una recibe nombres distintos. En Valverde del Fresno recibe el nombre de valverdeiru, en Eljas se llama lagarteiru y finalmente en San Martín de Trevejo es conocido como mañegu.  En conjunto se le conoce como fala de Xálima, haciendo referencia al valle de Jálama, lugar en la que se encuentran las citadas localidades.













gata. cáceres. Allí estableció don Juan de Zúñiga, último maestre de la Orden, lo que se ha venido en llamar una academia literaria, a la cual atrajo a los más insignes maestros de la época. Entre ellos se encontraba el andaluz Antonio de Lebrija. Aquello fue hacia 1485.