No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

martes, 21 de abril de 2015

berzocana. cáceres.


Berzocana es un pueblo que huele a chimenea, a pan, a tierra mojada y a campo... Vamos, un pueblo de los antiguos. Un pueblo donde te dan los buenos días cuando alguien se cruza contigo y donde los niños pueden jugar en la calle.

Berzocana, además, está enclavado en pleno Geoparque de las Villuercas que, como sabéis, es un sitio privilegiado que cuenta con numerosos atractivos, algunos de ellos relativamente cerca del casco urbano; El Roble de la Nava, la Cabeza del Moro, El Lloraero, las pinturas rupestres de la Cueva de los Cabritos y del Risquillo de Paulino...

Berzocana es, en fin, un lugar tranquilo para pasear sin prisas, cámara al hombro, por sus calles y sus alrededores...





  


lunes, 23 de marzo de 2015

pinturas rupestres de la sierra del conde. oliva de mérida. badajoz


Hoy quiero compartir con vosotros un grupo de pinturas rupestres que tuvimos la suerte de admirar hace tan solo dos o tres fines de semanas. He de decir que nunca antes había visto en Extremadura, un grupo de pinturas tan espectaculares como las que pudimos contemplar el referido fin de semana, tanto por el número de figuras como por las características de algunos de los dibujos.

Pero antes de pasar a describir el mural quiero agradecer a Alejandro González Pizarro, un gran entendido y entusiasta de las pinturas rupestres extremeñas, que no dudara en poner a mi disposición el estudio del cual he obtenido la mayoría de la información que he utilizado para esta entrada, puesto que apenas había encontrado datos sobre este abrigo. Me refiero, en concreto, al artículo Pinturas rupestres de la Sierra del Conde. Oliva de Mérida. Badajoz escrito en por el profesor Manuel León Gil.

En dicho artículo León Gil, descubridor de este abrigo en 1984, sitúa los esquemas en el Bronce Final y establece para su estudio 16 grupos de pinturas distintas, en su mayor parte realizadas con tonos ocres y rojizos. Igualmente, según pudimos comprobar 31 años después de su descubrimiento, las pinturas más elevadas respecto al suelo presentan un menor grado de deterioro que las situadas bajo estas.

Según las mediciones del profesor la superficie que ocupa el abrigo es aproximadamente de 25 metros de largo por 15 metros de ancho, y según sus cálculos, en el momento del estudio existían 88 esquemas, de los cuales casi la mitad eran barras o conjuntos de barras. El resto eran interpretados como antropomorfos (10), zoomorfos (10) y puntos o asociaciones de puntos (9). Igualmente se podían observar tectiformes, soliformes y petroglifoides.

Lógicamente no pretendo mostraros los 88 esquemas a los que hacía referencia su descubridor, sino solo aquellos que más nos llamaron la atención, bien por su estado de conservación, por su rareza o por su belleza.

Uno de los conjuntos más impresionantes. Se puede observar a la izquierda una
 gran figura figura antropomorfa, en el centro una figura más pequeña con
armas arrojadizas a ambos lados de los brazos, y a la izquierda dos grandes
zoomorfos. Igualmente se pueden ver un gran número de trazos de
difícil interpretación. 
Figura antropomorfa del tipo brazos en asas acompañado de lanzas o flechas
en cuya cabeza aparece un tocado similar a un ojo, tal vez símbolo de su poder.
A la derecha una figura redondeada, interpretada por León Gil como
una cabaña semicircular. Finalmente junto a la cabaña, una figura que
parece estar arrojando algún objeto.
Antropomorfo de 50 cm de altura.
Figuras zoomorfas. La superior, de 12 cm de largo presenta la cabeza a la
izquierda. La figura inferior representa un zoomorfo en Y en posición
horizontal.
Figura soliforme formada por dos círculos concéntricos con diez supuestos
 rayos de sol. A la izquierda, un esquema en forma de boomerang.
Superposición de figuras, de difícil interpretación.
Este grupo de esquemas es para León Gil el más importante de cuantos
podemos encontrar en el abrigo, por los signos tan complejos que
contienen, según se pueden observar en la fotografía inferior.
Posible representación de una honda. A la derecha tres úes
invertidas. Bajo estas figuras un posible antropomorfo con
 tocado o sombrero.
Soliforme con diez rayos irregulares.
"Barra de trazo grueso de 4 cm de alto y un cuadrúpedo pectiniforme con siete
extrermidades."
Petroglifo de tres círculos concéntricos.
Petroglifo de cuatro círculos concéntricos.

Como os decía estos son, desde mi punto de vista, los esquemas más llamativos. Muchos otros presentan tal mal estado que apenas son perceptibles, principalmente aquellos que se encuentran en la parte inferior, donde la humedad y la existencia de vegetación han afectado dichos esquemas produciendo un elevado grado de decoloración.

Parte inferior del mural, donde aparecen gran cantidad de antropomorfos y
otras figuras, algo más estropeadas por la acción de los agentes
 meteorológicos.

Por último, os dejo para el final dos imágenes que bien podrían representar algún tipo de narria o trineo. Al parecer, según afirma Manuel León Gil basándose en las teorías de Pilar Acosta, suele haber una estrecha relación cronológica entre los esquemas que representan cabañas semicirculares y las pinturas que representan carros o trineos, bastante habitual en los abrigos de los Buitres de Peñalsordo, del abrigo de la Calderita, de la Sierra de Arroyo de San Serván, etcétera.

Por tanto, si admitimos que la figura que aparece junto al guerrero es una cabaña, ¿porqué no admitir entonces que en las siguientes imágenes estamos ante una rudimentaria estructura utilizada como medio de transporte...?

Escaleriforme de difícil interpretación. ¿Un trineo? ¿Algún tipo de calendario?
Figura de 5 cm de alto interpretada por Manuel León Gil como un magnífico
cérvido de cinco patas con la cornamenta configurada por dos trazos verticales"
 Desde mi punto de vista podría tratarse también de un escaleriforme
o un trineo en cuya partes superior estarían representados dos
animales de carga que arrastran algún tipo de estructura (narria)



pinturas. rupestres del cancho del reloj. solana de cabañas. cáceres. Por desgracia, el paso del tiempo y los líquenes han deteriorado bastante las pinturas y algunos motivos han desaparecido o muestran un gran descoloramiento. Aun así, se pueden apreciar algunas figuras antropomorfas, entremezcladas con puntos y rayas, seguramente producidas por el deslizamiento de las yemas de los dedos embadurnadas de oxido de hierro mezcladas con grasa animal y/o pigmentos vegetales.

Las pinturas esquemáticas del abrigo de la Calderita se encuentran en el término municipal de la Zarza (Badajoz), concretamente en una escarpada falda de la Sierra de Peñas Blancas, y constituyen una de las muestras más importantes de este tipo de manifestaciones a lo largo y ancho de la geografía extremeña.
Estas pinturas no son una excepción y por ello hay que pasar un buen rato intentando identificar las diminutas figurillas, a veces muy deterioradas, que hace miles de años (entre 3000 y 1000 años a.d.C.) dejaron en las rocosas paredes de dicha sierra los hombres que poblaron la actual comarca de la Serena.


Dichas pinturas rupestres se encuentran dentro de un abrigo situado en la Sierra de Pela (Badajoz), concretamente en el lugar llamado Pedriza Vieja. Lamentablemente su estado de conservación es bastante malo ya que las paredes de este abrigo aparecen actualmente muy ennegrecidas por los líquenes.


pinturas esquemáticas de la cueva de álvarez. desfiladero del río ruecas. cañamero. cáceres.
Esta cueva acoge en su interior una serie de pinturas muy interesantes situadas por los especialistas en el Calcolítico. Se estima que, en la península ibérica, este periodo se desarrolló aproximadamente entre 4000 y 3000 años a.C.

viernes, 27 de febrero de 2015

nebrissen. ya a la venta.



Nebrissen ya se encuentra a la venta en la web de Editamás. Si visitáis esta página, podréis comprobar que la novela se puede adquirir en Edición Papel o en Formato Digital. 

Esta segunda opción incluye un contenido extra de 34 artículos, relacionados de una manera u otra con la comarca de la Serena, que ya han aparecido anteriormente en este blog. 

En este apartado de contenidos extras, bajo el título La comarca de la Serena a vista de blog, podréis encontrar información, imágenes e impresiones sobre los más diversos lugares; las pinturas rupestres y el dolmen de Magacela, las estelas decoradas de Cabeza del Buey, los yacimientos tartesios de Cancho Roano o La Mata... sin olvidar los castillos de Magacela, Castilnovo, Almorchón o Benquerencia. Avanzando en el tiempo, conoceréis también las presas de Zalamea y Campanario, los restos de arquitectura industrial existentes en Villanueva de la Serena o los bunquers y trincheras de la Guerra Civil que podemos encontrar en amplias zonas de la comarca... Por último, para no dejar atrás el medio natural, las grullas y el río Zújar...

Recordaros  que también podéis comprar esta novela en la librería Séneca, situada en la céntrica calle San Francisco de Villanueva de la Serena...


martes, 24 de febrero de 2015

nebrissen. video promocional.

El próximo viernes, a las 20.30 horas va a tener lugar en la Casa de la Cultura de Villanueva de la Serena la presentación de mi primera novela, Nebrissen, en la cual he pretendido narrar la estancia del gramático Antonio de Nebrija en el territorio que actualmente conocemos como comarca de La Serena. Inevitablemente, entre sus páginas podrás encontrar también a los pastores trashumantes que llegaban a estas tierras con sus inmensos rebaños, a los moriscos de Magacela y Benquerecia que malvivían en las alquerias de Magacela y Benquerencia y a los monjes de la Orden de Alcántara que ocupaban los vigilantes castillos...

Mientras tanto os dejo con el magnífico vídeo promocional que ha confeccionado el editor José María Ontiveros, creador de la Editorial Editamás, un nuevo concepto de editorial de gran ayuda para los autores noveles que quieran ver publicadas sus obras.

video

Espero veros el viernes en Villanueva de la Serena porque durante la presentación está prevista la intervención de tres expertos que expondrán diferentes aspectos del pasado y del presente de la comarca de La Serena. Hasta el viernes...



miércoles, 11 de febrero de 2015

nebrissen. mi primera novela.



Hace unos años, mientras buscaba información sobre las ordenes militares y la trashumancia en Extremadura, "descubrí" con asombro que el gramático Elio Antonio de Nebrija había vivido en La Serena durante un buen número de años. Este importante hecho, bien conocido en Zalamea de la Serena, era sin embargo poco conocido por el gran público en el resto de la comarca, de modo que durante varias semanas me dediqué a ampliar dicha información. Por cierto, quiero hacer aquí un inciso para ensalzar la callada pero importante labor de los historiadores locales, de cuyas obras he obtenido una visión más amplia de la época.

El caso es que, un buen día escribí tímidamente unas lineas y luego, poco a poco, me fui animando hasta completar un buen número de folios. Meses después de dar por finalizada la novela, tal vez un año y medio más tarde, Anabel, mi mujer, me animó a publicarla y se la entregó a dos personas para que la leyeran y dieran su opinión. Yo por mi parte hice lo mismo y le llevé el manuscrito a un buen amigo bloguero.  

Afortunadamente, esas tres personas van a acompañarme el próximo 27 de febrero en la presentación de dicha novela. Gracias.

Por cierto, espero veros a todos por allí...


miércoles, 4 de febrero de 2015

el convento del pozo milagroso y otros tesoros de santa cruz de la sierra.


Anoche pude ver por fin a mi amigo bloguero Samuel en El lince con botas, uno de los mejores programas que actualmente podemos ver en la televisión. El programa, emitido el pasado 1 de febrero en Canal Extremadura, tiene por título El convento del pozo milagroso y en él se narra la historia de un convento abandonado situado en las afueras de la bonita localidad cacereña de Santa Cruz de la Sierra y de un pozo con aguas curativas sobre el cual se levantó una gran iglesia. 

Por favor, no dejéis de ver la interesante y completa intervención de Samuel Ródriguez Carrero (Extremadura: caminos de cultura) a través de este enlace, porque hace aportaciones realmente curiosas y atrayentes a la historia de esta bonita localidad y por ende de Extremadura. 

Yo, por mi parte, os dejo algunas fotografías de Santa Cruz y de algunos de los restos que las distintas culturas que ocuparon estas tierras dejaron en la elevación bajo la que se asienta la pequeña localidad. Como ya os he contado alguna vez, subir a esta cima es un autentico viaje al pasado. Asentamientos prerromanos, menhires, altares neolíticos, los restos de un poblado islámico, antiguas conductos de agua para abastecer al convento o el aljibe de una fortaleza medieval duermen escondidos entre la vegetación, esperándote...

Santa Cruz de la Sierra y su bonita Plaza Mayor. En primer término,
 el convento de la discordia.
¿Menhir?
Escalera hacia el cielo. Altar neolítico.
Restos de antiguas conducciones de agua.
Piedra con inscripciones reutilizada en la construcción de una cabaña.
Zahurda. En la parte inferior, a la izquierda, abrevadero tallado en la roca.
Restos de esgrafiados en el interior del convento.
El convento agustino de Santa Cruz de la Sierra.

¿menhires? santa cruz de la sierra. cáceres. 
Pero ¿y esas piedras colocadas de forma vertical en algunos picachos de la sierra? ¿Son obra de la Naturaleza o fue más bien el hombre el que las dispuso de esa manera para cumplir con algún ritual? El pico de San Gregorio, un auténtico parque temático arqueológico.







He leído en algún sitio que es poco probable que esta lápida perteneciera al enterramiento de Viriato lusitano que tuvo en jaque a los romanos durante varias décadas, aunque es bonito pensar que el caudillo pudo vivir durante u tiempo en el poblado indigna que existió en la falda del Pico de San Geagorio.




santa cruz de la sierra. cáceres
Llama la atención también la gran cantidad de pilas y pilones de piedra que hay repartidas por todo el camino. El viajero que siga subiendo, entre parajes de enorme belleza, pronto descubrirá la razón de la profusión de estas.


jueves, 22 de enero de 2015

algunos lugares que hay que conocer en las villuercas.


Hace años que, por fortuna, el geoparque de las Villuercas no deja de proporcionarnos agradables sorpresas. No es que seamos unos asiduos del citado geoparque pero de vez en cuando, dos o tres veces al año, nos gusta hacer senderismo por su interior para conocer la diversidad de sus paisajes, disfrutar de la valiosa arquitectura popular que conservan sus pueblos o seguir los rastros que la Historia nos dejó.

Hoy quiero mostraros los lugares que, por una u otra razón, más atractivos me han resultado... Eso sí. Advierto que para llegar a la mayoría de ellos hay que calzarse las botas de senderista y llevar agua y bocadillos en la mochila. Lamentablemente, faltan algunos por la sencilla razón de que nunca los he visitado, error imperdonable por mi parte que intentaré subsanar próximamente. (Léase Lorera de la Trucha, Arca del Agua y algún otro.)

Estos son los lugares propuestos.

La cabeza del moro es una espectacular y curiosa formación pétrea situada en la falda de la sierra de Berzocana, muy cerca del Cancho de las Sábanas y el Lloraero. Como muestran las fotografías, una gran piedra se mantiene de forma inverosímil sobre una cresta, desafiando al tiempo y a la gravedad. Para acceder a este lugar, podemos dejar el vehículo en las cercanías de la casa rural Finca la Sierra. Desde allí hay un bonito sendero que discurre a media ladera por la citada sierra. En las inmediaciones de la citada casa rural podemos admirar también algunos abrigos con pinturas rupestres.


La cabeza del moro.
Pinturas Esquemáticas, de la cueva de los Cabritos.
Sierra de Berzocana.
Pinturas Esquemáticas, El Risquillo de
Paulino.  Sierra de Berzocana.

El Cancho del reloj es una formación rocosa desde la cual, en mi opinión, se pueden disfrutar de las vistas más espectaculares que ofrece el geoparque. Encaramarse en su cima y disfrutar de los buitres leonados volando bajo tus ojos y tu cámara es todo una gozada. Contemplar las pinturas rupestres que adornan las paredes es un lujo. 

Cancho del Reloj.
Pinturas esquemáticas del Cancho del Reloj.
Las Villuercas desde el Cancho del Reloj.

Cabañas del Castillo es uno de esos lugares que nadie debería perderse por muchas y variadas razones; entre ellas su reducido y bonito casco urbano, su iglesia mudéjar o su maltrecho castillo, desde donde podremos disfrutar de unas vistas sencillamente tremendas. Desde allí podemos acercarnos también al paraje conocido como Apreturas del río Almonte, por donde el citado río discurre encañonado, tras miles de años erosionando la piedra cuarcítica. Un par de puentes medievales, algunos viejos molinos y una preciosa y fresca vegetación ribereña hacen el resto.

Cabañas del Castillo,
Las Villuercas, desde las proximidades de Cabañas.
Apreturas del río Almonte.
Castillo de Cabañas.

El Roble de la Nava es un monumental ejemplar de Quercus pyrenaica que se encuentra en una preciosa dehesa situada en la bonita carretera que une Berzocana y Logrosán. Según la cartelería próxima este roble melojo o rebollo tiene una edad aproximada de 400 años, un diámetro de copa de 29 m. y un perímetro de tronco de 4.55 m. La altura total es de 19 m.  En las fotografías se pueden apreciar las tremendas dimensiones de este árbol en comparación a la figura humana. La primera imagen la tomé durante el mes de noviembre, mientras que la siguiente la hice en marzo. Como sabéis, los robles dejan caer la hoja, mientras que otros árboles del género Quercus, como la encina o el alcornoque, son de hoja perenne.


El Acueducto de las Herrerias es una magistral obra de unos cinco kilómetros de longitud que discurre paralelo a la Garganta de Descuernacabras. Lo más curioso de este acueducto es que apenas hay datos sobre él. En realidad, esta obra está situada dentro del término municipal de Campillo de Deleitosa, y por tanto, no pertenece al geoparque de las Villuercas. Sin embargo, la he incluido en este post por la belleza del paraje por el que discurre y por su proximidad geográfica.

El acueducto se puede recorrer de principio a fin por dentro del canal de conducción de agua, construido en piedra, en buen estado de conservación. Sin embargo, el enfoscado que recubría la obra se encuentra en regular estado en gran parte de sus tramos.

El punto donde alcanza su máxima espectacularidad es el punto medio del recorrido donde, para salvar una escorrentía, se construyó un muro de varios metros de altura. Sobre él, un buen número de arcos en cuya parte superior se encuentra la caja o canal por donde discurría el agua.


El desfiladero del río Ruecas es el resultado de la paciente labor realizada durante millones de años por las impetuosas aguas del río del mismo nombre. La construcción del Embalse del Cancho del Fresno amansó las bravas aguas y nos privó de algunos parajes de singular belleza. Afortunadamente todavía quedan algunos tramos donde la belleza del desfiladero permanece inalterable. Para completar la visita, nada mejor que detenerse para contemplar y fotografiar las interesantes pinturas rupestres de la Cueva de Álvarez o Cueva Chiquita. 

Río Ruecas.
Abrigo de Cueva Álvarez.
Grafema. Cueva de Álvarez,

El Risco de las Villuercas es el punto más elevado de las Villuercas (1601 metros). A su cima se puede llegar en coche desde la ermita del Humilladero o desde Navezuelas gracias a dos pistas construidas para acceder a una base militar ya abandonada. Una vez arriba, olvídate de todo y disfruta del relieve apalachiense del geoparque. Además, en la falda de esta elevación existen atractivos que por si solos merecen una visita; la ya citada ermita del Humilladero, el Arca del Agua o el Pozo de las Nieves. 


El Monasterio de Guadalupe es sin duda unos de los lugares más emblemáticos de Extremadura. Poco se puede decir o escribir sobre el impresionante monasterio y sobre las riquezas que alberga en su interior que no se haya hecho ya. Tras visitar el monumento llega el momento de recorrer las calles de la Puebla y de admirar su arquitectura tradicional de soportales de madera acompañados por el olor que desprenden las macetas y por el sonido del agua que brota de esas viejas fuentes de gastadas piedras. Después, nada mejor que disfrutar de la esplendida fachada del monasterio desde alguna de las terrazas de la Plaza Mayor ante unas tapas de morcilla y de queso de cabra acompañadas de un buen vino de Cañamero.