No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

jueves, 19 de septiembre de 2019

la comarca de la siberia, reserva de la biosfera

Castillo de Puebla de Alcocer desde Galizuela.

Restos de ermita templaria y castillo. Sierra de Lares.


Si te quieres perder y que no te moleste nadie, vete a la comarca de La Siberia. Allí encontrarás interminables paisajes, extensas llanuras semi deshabitadas, embalses sin fin, hermosos castillos y un buen número de poblaciones que sufre desde hace años la terrible lacra de la despoblación. 

La Siberia ha sido declarada hoy Reserva de la Biosfera. Esta buena noticia -por cierto, no muy bien acogida por los que temen que esta distinción dificulte o ralentice el desarrollo de ciertos sectores (ganadería, agricultura o caza)- ha sido recogida hoy en numerosos telediarios y medios digitales. En ellos quizás se  haga referencia de nuevo a ese macrocomplejo que un multimillanario quiere construir en una comarca que, precisamente, debería basar su desarrollo en la explotación de sus actuales virtudes e incluso también de sus defectos, evitando la masificación y la alteración de paisajes y hábitats.

En mi opinión y sin ánimo de entrar en polémicas, afortunadamente, dentro de unos días las aguas volverán a su cauce...

Puente de la Mesta sobre el río Guadiana.

Paisaje. La Siberia.

Dolmen del Cerro de la Barca.
Castillo de Puebla de Alcocer. 

Ciervo. Reserva del Cíjara. Herrera del Duque.

Buitre. Puerto Peña. 

miércoles, 11 de septiembre de 2019

pintadas, grafitos, grafitis.



Desde siempre, el ser humano ha tenido la necesidad de dejar su impronta en paredes rocosas, muros y en cualquier otra superficie susceptible de ser pintada o cincelada. Esto, que actualmente está considerado vandalismo por causar daños irreparables en edificios públicos y privados, puede ser también una importante fuente de conocimiento del pasado.

Por eso, hoy quiero mostraros algunos de los grafitis que he podido fotografiar en los últimos años dentro y fuera de Extremadura, comenzando con las pinturas rupestres del Calcolítico y finalizando con la obra del polémico grafitero y millonario Bansky, que pude ver en una reciente visita a Ámsterdam.

Algunos están pintados y otros están grabados con algún objeto punzante, aunque realmente la RAE no deja claro si los textos o dibujos cincelados en la superficie también pueden ser considerados grafitos o grafitis. En cambio, esta institución sí parece distinguir entre los más antiguos (grafitos) y los más recientes (grafitis), generalmente realizados sin autorización.

Incisiones reticuladas sobre abrigo rupestre. Sierra de la Moraleja. Capilla.
En la cuenca del Guadiana es relativamente frecuente
encontrar estas finas rayas cerca o sobre pinturas
rupestres. Algunos ortostatos del dolmen del Cerro de la Barca de
Valdecaballeros presentan también este tipo de retículas.
Fotografía cedida por Alejandro González Pizarro.

Mucho más reciente es este tipo de grafiti vandálico realizado
sobre pinturas rupestres del Calcolítico. Abrigo de los Buitres.
Capilla. Badajoz. Este tipo de vandalismo tiene abierto el
debate sobre la conveniencia de la puesta en valor de estos abrigos.

Las estelas decoradas de jefes guerreros muestran los objetos de prestigio
de estos, entre ellos los escudos. Erróneamente se ha querido identificar
estos escudos con planos atlantes. En cualquier caso, estas preciosas estelas,
tan valiosas desde todos los enfoques para nosotros, no son más que toscas
incisiones. Presumiblemente, su función era delimitar territorios. 

Grafito sobre paramento en el antiguo Hospital de Córdoba,
hoy Museo de Bellas. Siglos XV-XVI. Realizado por un paciente del
hospital. El laberinto siempre ha sido un tema recurrente a lo largo
del tiempo por distintas culturas. Es tentador relacionarlos con los
escudos de las estelas decoradas.

Inscripciones islámicas y del siglo XIX sobre columnas romanas del siglo V.
Convento de Jesús Nazareno. Actual Parador de Turismo de Mérida. 

Resulta llamativo también que muchos de los grafitos que he podido ver y fotografiar fueran realizados por enfermos (Hospital de la Caridad de Córdoba), prisioneros (Castillo de Foix), pastores (pastizales de La Coronada) o soldados (Fuerte de Graça y cuartel de la Sierra de la Ortiga). Es obvio que esto supuso para sus autores una distracción ante largos periodos de inactividad pero también una necesidad de dejar constancia de su estancia en el lugar.


Grafitos. Prisión del Castillo de Foix. Francia.
Realizado por un condenado en 1804.

Fuerte de Graça. Elvas. Portugal. 1814. En ese año comenzó la retirada de
las tropas napoleónicas invasoras de la península ibérica. 

Grafitos del siglo XX. Interior de la Iglesia del Convento de San Joaquín.
Santa Cruz de la Sierra. Fotografías cedidas por Antonio Dovane.  

Pintada en el interior de la Ermita del Santo Cristo de Talaván, otra
joya extremeña en peligro de desplome.

Como veis, algunos de ellos son muy curiosos y otros reflejan un grado de incultura alarmante, aunque para mí son de destacar los grabados realizados por los pastores trashumantes en las llanuras esteparias de La Coronada, y también los del cuartel republicano de la Sierra de la Ortiga (Don Benito). Ambos conjuntos son de un enorme interés porque nos muestran y trasladan a momentos históricos claves y a diversas situaciones. Así mientras en el grabado realizado por el pastor se refleja sorpresa y también cierto tono de broma ("El día 13 de Enero me quite la camisa y abia en ella un piojo como un nobillo. año de 1886."), en los dibujos del cuartel republicano podemos ver mensajes contra el desánimo y dibujos burlescos o amenazantes, propios de una circunstancia desesperada.

"El día 13 de Enero me quite la camisa y abia en ella un piojo como
un nobillo. año de 1886." Uno de los muchos grabados realizados
por los pastores trashumantes en los pastizales de La Serena.
Fotografía cedida por Carlos Señor.

Un torero de nombre Juan Español torea con un  mapa de España
una caricatura de "Hitler, el hijo de puta". Debajo
se puede leer: "Entra en Madrid si tienes cojones"
Cuartel republicano de la Sierra de la Ortiga. Don Benito.
Guerra Civil española.

En este grafito se puede leer "... palabras de desmoralización
será considerado como fazioso." El principio de la frase no se distingue,
pero se adivina. Cuartel republicano de la Sierra de
la Ortiga. Don Benito. Guerra Civil española. 


Es curioso, ya para finalizar, comprobar que esta actividad marginal (usada a partir de la segunda mitad del siglo XX como señal de protesta e identificada generalmente con la subversión y el inconformismo), ha evolucionado en los últimos años hasta revelarse actualmente como una parte importante del Arte Contemporáneo, generando millones de euros. El ejemplo más claro de esta tendencia es Bansky, el grafitero anónimo que ha visto cómo sus grafitis son ahora codiciadas piezas de coleccionistas y museos, e icónicos dibujos que aparecen con asiduidad en los medios de comunicación y que todos reconocemos con facilidad.


Esta niña dejando escapar un globo en forma de corazón es la obra de
Arte preferida en el Reino Unido. Fue ideada durante la crisis de
los refugiados sirios de 2014.
Serigrafía. Bansky. MOCO. Amsterdam. Paises Bajos. 

Este dibujo de un manifestante lanzando flores a la policia,
es otra de las obras más conocidas del grafitero anónimo.
Serigrafía. Bansky. MOCO. Amsterdam. Paises Bajos. 

miércoles, 4 de septiembre de 2019

ermita de la vega. moraleja.






Hace unos meses, mientras circulábamos entre Moraleja y Vegaviana nos llamó la atención un curioso edificio ubicado a unos metros de la carretera. Tras desviarnos pudimos ver que estábamos ante la ermita de la Virgen de la Vega, construida en los años cincuenta del siglo pasado sobre otra ermita de los siglos XV y XVI, de la que no queda rastro. Pocos datos más pude encontrar de dicho edificio, de autor desconocido (al menos para mi) pero perteneciente claramente al periodo de colonización que durante el franquismo tuvo lugar en algunas zonas de Extremadura.




Recordemos en este punto que durante esa década y la siguiente se produjo la puesta en riego de numerosas hectáreas de terreno tanto en la provincia de Cáceres como en la de Badajoz. Eso supuso también la creación de numerosos pueblos, llamados de manera general pueblos de colonización, algunos de los cuales están considerados joyas de la arquitectura del siglo XX. Precisamente, entre esos pueblos destaca Vegaviana (situado a solo siete kilómetros de la ermita de la Vega), para los entendidos, un ejemplo de integración en la Naturaleza y de practicidad, en cuanto a que está diseñado teniendo en cuenta su vocación agrícola, sin dejar de lado la búsqueda de cierta belleza y estética, con algunos signos de modernidad. De hecho, en la actualidad el poblado de Vegaviana ha sido propuesto en un par de ocasiones para que sea declarado BIC.

Conviene recordar también que todo ello, la construcción de estos pueblos y la puesta en riego de esas extensas superficies que hoy ofrecen excelentes cosechas y grandes beneficios, fue posible gracias al enorme esfuerzo para subsistir de los colonos y sus familias y a su duro trabajo...

Vegaviana. Caceres. 

Monumento al colono. Vegaviana. Cáceres. 

lunes, 19 de agosto de 2019

mansaborá folk




Mansaborá Folk es un grupo de música folk que lleva años paseando la cultura extremeña por plazas, teatros, auditorios y otros espacios culturales. Han dado ya más de 400 conciertos dentro y fuera de la comunidad autónoma y han grabado dos estupendos discos. Y como me encanta su música y este tipo de cosas me parecen de gran mérito y dignas de aplauso y admiración, va desde aquí mi reconocimiento. ¡Bravo!









lunes, 29 de julio de 2019

los músicos de trujillo



La presencia de figuras en los edificios religiosos representando músicos en actitud de tocar algún instrumento es muy común. Ya es sabido que la música ha sido considerada por todas las culturas como "un arma religiosa" muy potente. Sin embargo, la existencia de músicos en edificios civiles es menos frecuente, siendo un ejemplo muy destacado de esta rareza el palacio de la Conquista, levantado por los Pizarro en la imponente Plaza Mayor trujillana. Seguro que lo conocéis.

Los músicos a los que me refiero son cinco, y están situados en la fachada que se asoma a la plaza, en concreto en la cornisa del impresionante palacio. Como ha sido habitual en muchos de los artículos publicados a lo largo de todos estos años, cedo la palabra al experto en estas lides Samuel Rodríguez Carrero (autor del blog Extremadura: caminos de cultura), que ha escrito de ellos lo siguiente:

Las esculturas que podemos ver coronando el palacio son consideradas por algunos autores como gárgolas, pero en realidad no lo son puesto que el agua no cae por ellos sino por caños ubicados bajo sus pies y que no forman parte de la fábrica de los mismos. Estas figuras lo que hacen es decorar la cornisa, colocándose sobre los desagües. 

En total son doce esculturas, seis de ellas en el lado que da a la calle de Hernando Pizarro, y otras seis (una de ellas en el punto de unión entre ambas fachadas, sobre el gran escudo y balcón de esquina que caracteriza el monumento) en la fachada que da a la plaza. De estos seis últimos, cinco son músicos, sentados sobre bajos podios mientras portan sus instrumentos. Además del que está en la esquina mencionada, tocan instrumentos los dos siguientes y los dos últimos, apareciendo sin embargo la figura central de este flanco pensativa, como si estuviera escuchando la música que sus compañeros tocan o más bien permaneciera mirando al horizonte. Entre los instrumentos que tocan podemos encontrar el arpa, en el músico esquinero, dos instrumentos de cuerda tocados por los dos músicos siguientes (posiblemente un laúd y una guitarra), y dos instrumentos de viento al final de la serie (lo que pudiera ser un oboe, y una gaita). Más que una función simbólica, seguramente la presencia de estos músicos en un edificio civil responde sencillamente a un gusto ornamental.


Músico 1. Ocupa el lugar central, algo más elevado
que el resto. Toca un arpa. 

Músico 2. Tañe un laúd o similar.

Músico 3. Su instrumento es una guitarra o algún
derivado de esta.

El pensador. Entre los músicos 3 y 4 se encuentra esta
figura en actitud pensante que parece escuchar la música
que surge de las efigies con las que comparte cornisa.

Músico 4. Esta figura toca un instrumento de viento que pudiera ser un oboe.

Músico 5. La fígura más esquinada porta una gaita. 


Además, como bien dice Samuel Rodríguez, en la otra fachada del palacio podemos ver otras seis estatuas, esta vez de temática bien distinta entre sí y respecto a los músicos;  tres figuras femeninas que parecen tener carácter religioso, un felino y dos figuras que parecen representar indios que pudieran llevar sobre sus cabezas cestos con ofrendas, desde mi punto de vista, claras referencias estas últimas a las conquistas de la otrora poderosa familia trujillana de los Pizarro. 







Ya sabéis, la próxima vez que vayáis a la Plaza Mayor de Trujillo afinad el oído. Puede que entre el trasiego de turistas y vecinos escuchéis alguna nota surgida de los delicados instrumentos de estos músicos eternos e incansables...