No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

martes, 5 de diciembre de 2017

escuchando paisajes de arte rupestre. hearing rock art landscapes.

¿Se os ha ocurrido pensar alguna vez que la localización de abrigos rupestres puede estar relacionada con la capacidad de estos abrigos de recepcionar sonidos lejanos? A mí tampoco, la verdad. Sin embargo hace unas semanas mi amigo tintinófilo Juanma, sabedor de mi afición por las pinturas rupestres, me hizo llegar un artículo cuyos autores, Tommaso Mattioli y Margarita Díaz-Andreu, trataban de demostrar mediante una serie de estudios la relación entre ciertos abrigos y la mayor capacidad de registrar sonidos de estos lugares que otros.

En dicho artículo, titulado Hearing rock art landscapes: a survey of the acoustical perception in the Sierra de San Serván area in Extremadura (Spain), como digo, sus autores tratan de establecer que los hombres que dejaron esas curiosos y a veces enigmáticos dibujos en los lugares más inaccesibles de las sierras, no escogieron esas paredes por casualidad. Al parecer hay paredes, farallones, acantilados rocosos que pueden aumentar reflejos y refracciones de sonidos aumentando a su vez la velocidad de los sonidos que suceden alrededor.

El abrigo Palomas 2 según el estudio, es el que mejores resultados
acústicos obtuvo en la Sierra de San Serván. Además, es de difícil acceso
y desde él hay una gran visibilidad del entorno.
Abrigo Palomas 2. 

El artículo en sí es bastante técnico, empleando a veces terminología difícil de entender para los profanos. Además está en inglés, algo subsanable empleando un traductor. Por ello, no pretendo hacer una exhaustiva y detallada descripción del mismo, sino simplemente llamar la atención sobre esta teoría, que básicamente trataría de demostrar "que los abrigos en los que aparecen representaciones de arte esquemático tienen mejor acústica que los abrigos no decorados, y que dentro de los decorados, los que tienen mayor número de motivos pictóricos tienen mejor acústica que los que presentan escasos esquemas". Tal vez, la capacidad de transmitir discursos, oraciones, o quizás música vocal o instrumental, desde estos lugares, fue lo que motivó, según opinan los autores citados, que hubiera abrigos más decorados que otros. Es decir, estaríamos por tanto ante lugares desde donde alguien se dirigía a un grupo de personas en algún tipo de acto ritual o ceremonia...

Por ultimo señalar que dicho artículo, realizado en la Sierra de San Serván, fue posible gracias a la colaboración, entre otros, de José Julio García-Arranz, Hipólito Collado-Giraldo y sobre todo, gracias a la ayuda de campo del inquieto, incansable y experto Alejandro González Pizarro.

Más información;

://www.academia.edu/31641844/Hearing_rock_art_landscapes_a_survey_of_the_acoustical_perception_in_the_Sierra_de_San_Serv%C3%A1n_area_in_Extremadura_Spain_

https://www.researchgate.net/publication/282755910_Arqueoacustica_un_nuevo_enfoque_en_los_estudios_arqueologicos_de_la_Peninsula_Iberica

Sierra de San Serván. Badajoz.
Abrigo Palomas 2. Un abrigo especial por la belleza y profusión de sus
pinturas, pero también por su situación privilegiada y su percepción
acústica.




pinturas rupestres del abrigo de las palomas. arroyo de san serván. badajoz. Como en otras ocasiones, durante un buen rato disfrutamos fotografiando y observando los esquemas, e intentando descifrar el significado que hace algunos milenios los hombres que los hicieron quisieron dar a los dibujos que ahora teníamos ante nosotros, en bastante buen estado de conservación.

domingo, 26 de noviembre de 2017

¡por tutatis! los cielos de extremadura.

Ayer sábado tuvimos un nuevo encuentro de blogueros de Extremadura, como siempre en el convento de la Coria de Trujillo, sede de la Fundación Xavier de Salas. Una vez terminadas las comunicaciones, por cierto muy interesantes, tuvo lugar la presentación de un libro confeccionado a partir de los artículos e imágenes de distintos blogueros y similares. Cielos de Extremadura, pues este es el título de la nueva publicación, incluye cerca de cincuenta artículos y decenas de espectaculares fotografías. El artículo que sigue a continuación, ¡Por Tutatis!, es mi aportación a esta publicación. Por cierto, enhorabuena una vez a Nacho y José Manuel, organizadores del encuentro. 





¡POR TUTATIS!

Decía Abraracúrcix, el jefe de la irreductible aldea gala, que ellos solo temían a una cosa;  que el cielo cayera sobre sus cabezas. Hoy nuestras preocupaciones son otras, mucho más prosaicas. No obstante, basta salir cámara en mano al campo extremeño, para darnos cuenta de que el jefe galo tenía motivos para estar temeroso de los muchos meteoros que los dioses pueden enviarnos.

Independientemente de esos miedos atávicos a los meteoros, los galos tuvieron suerte de que alguien se ocupara de inmortalizar de forma genial la pequeña y divertida aldea, y de que las andanzas del pequeño guerrero de rubios bigotes y de su inseparable e insaciable amigo, ocupen desde hace tiempo las estanterías de nuestras casas y bibliotecas públicas. Seguramente así lo quisieron sus deidades.

En el resto del planeta no hubo tanta fortuna. Sin embargo, esa obsesión por los astros y esos miedos ancestrales de los primeros hombres a ciertos fenómenos caídos del cielo, quedaron grabados en la piedra por todo el planeta, transmitiéndonos de alguna manera parte de sus inquietudes.

Utilizar como recurso turístico esos miedos y esas inquietudes aquí en Extremadura, es posible. Altares rupestres, pinturas esquemáticas, petroglifos, dólmenes o estelas decoradas esperan al excursionista curioso e interesado por los aspectos menos conocidos de nuestro patrimonio. Habitualmente, además, este patrimonio se encuentra en sierras y dehesas de belleza singular. 

En este sentido podemos empezar por recorrer alguna dehesa o berrocal en busca de algunas piedras caballeras. Bajo ellas es habitual encontrar altares rupestres o escalones tallados a modo de escaleras al cielo (Trujillo, Lácara o Salvaleón). Para algunos investigadores, las cavidades que aparecen en estos supuestos altares son simples lagaretas donde se molturaba la uva o la aceituna. Otros, sin embargo, afirman que estas cavidades fueron concebidas con la función de recoger líquidos, tal vez sangre animal, durante los sacrificios y otras ceremonias rituales. En este punto son de destacar las lagaretas excavadas en los alrededores de un supuesto menhir enclavado en la falda de la sierra de Santa Cruz.

Probable menhir. Santa Cruz de la Sierra.

Lógicamente, algunos autores otorgan a los altares o peñas sacras cierta función astronómica. Entre ellas no debería dejarse sin mención la presencia en el bonito paraje de Los Barruecos, de una curiosa figura antropomorfa excavada en la roca en la que el recientemente fallecido profesor Rosco Madruga (descubridor de la basílica de Santa Lucía del Trampal) creyó reconocer un observatorio astronómico. Según sus observaciones, esta figura antropomorfa tiene la particularidad de estar situada en el interior de una oquedad en cuya parte superior existe un agujero por el cual pasa la luz solar iluminando en su totalidad esta figura solo los días correspondientes a los equinoccios. (Fuente Diario HOY) Estaríamos por tanto ante un altar o santuario utilizado por los hombres del Calcolítico para determinar el momento exacto en que los días y las noches tienen la misma duración y el cambio de las estaciones, algo que podría ser de gran ayuda a la hora de establecer la fecha de siembra de los cultivos y otras prácticas agronómicas.

Observatorio astronómico. Los Barruecos.

Subir a la sierra y trepar hasta algún abrigo para admirar las pinturas rupestres que guardan, es otra de las opciones. Una vez ante ellas no es difícil  buscar esos signos de la influencia que la esfera celeste ejercía sobre los hombres del Calcolítico, puesto que sus autores solían dejar esquemas de algo muy semejante a lo que hoy visualizamos como soles o estrellas. Recuerdo haber visto estos símbolos en los abrigos de las Calderetas (Benquerencia de la Serena), de la Calderita (La Zarza) o del Águila (Magacela). Muy próximo a este último abrigo, los restos de un dolmen muestran todavía en uno de sus ortostatos un soliforme grabado junto a otros esquemas de difícil  interpretación.

Ídolos oculados. Arroyo de San Serván.

Soliforme. Benquerencia de la Serena. 

En realidad, gran parte de los esquemas rupestres que acompañan a los referidos soles o estrellas, son símbolos cuyo significado para nosotros es desconocido pues probablemente representan ideas. Por ello, los especialistas los llaman ideomorfos. Del mismo modo, las figuras que representan animales reciben el nombre de zoomorfos, mientras que los esquemas en los que aparece la figura humana se denominan antropomorfos.

En Monfragüe, la Serena, las Villuercas o en las sierras centrales situadas en las proximidades de Mérida nos esperan multitud de abrigos, algunos bien conocidos y otros todavía inéditos, donde deleitarnos con estas representaciones y a la vez, misión algo más complicada, interpretarlas.

Pero si volvemos al tema central que nos ocupa, no se puede olvidar la aparición por todo el territorio extremeño de numerosos ídolos placa, coincidentes algunos de ellos en el tiempo con los esquemas rupestres antes citados y con cierta semejanza, por ejemplo, con los idolillos esquemáticos del abrigo de las Palomas, situado en la sierra de San Serván. En concreto, la similitud entre ambos radica en la presencia de círculos, interpretados por los estudiosos como ojos, motivo por el cual son conocidos también como ídolos oculados. Estamos, por tanto, ante divinidades con rasgos humanos. Estamos, por tanto, ante manifestaciones nacidas de la necesidad del hombre de creer en un mundo extraterrenal en el que habitar después de la muerte. Quién sabe entonces el poder que aquellos hombres otorgaron a los dioses que ellos mismos crearon. ¿Dioses de la fertilidad de los hombres, los animales y los bosques? ¿Dueños de las lluvias y los ciclos agrícolas? ¿Creadores de las tormentas y responsables de los movimientos de los planetas…?

En tono de broma podríamos decir incluso que en cierta ocasión uno de esos antiguos dioses, o tal vez un simple enviado, bajó del cielo y anduvo entre los pobladores que ocupaban las llanuras próximas al Cáceres actual. Prueba fidedigna de esta fugaz visita es la estela conocida como el Astronauta del Casar, una estela granítica que ha merecido ocupar un hueco en los principales medios audiovisuales especializados de misterio. Actualmente esta estela, encontrada en el cementerio de la citada población, se encuentra en el Museo de Cáceres, siendo quizás una de sus piezas más conocidas.

Astronauta del Casar. Museo de Cáceres.

En definitiva, salir a las extraordinarias dehesas o sierras extremeñas, observar y fotografiar el cielo y preguntarse qué sentirían los pobladores de la Antigüedad ante un arcoíris, ante un eclipse o ante una tormenta eléctrica, es inevitable. Yo inclusive me he llegado a preguntar en alguna ocasión que hubiera dicho Obelix al presenciar la estela de un avión “rozando” la luna.  Tal vez hubiera exclamado con cara de asombro; ¡Están locos estos humanos!






                                                               EXTREMADURA TURISMO

martes, 21 de noviembre de 2017

séptimo encuentro de blogueros de extremadura



Un año más nos vemos en Trujillo, en concreto en la espectacular sede de la Fundación Xavier de Salas. Tendremos por tanto la ocasión de saludar otra vez a viejos amigos y de intercambiar experiencias y proyectos. 

En esta ocasión el encuentro girará en torno a los cielos extremeños. Como siempre, la jornada promete...



miércoles, 8 de noviembre de 2017

más sobre el alfabeto tartesio.

Hace unas semanas publicaba un artículo en el cual señalaba las grandes coincidencias entre algunos esquemas rupestres y ciertas letras de alfabetos indígenas y tartesios. Quizás no sean más que eso, simples coincidencias. Sin embargo, si observamos el siguiente mapa, en el que están señalados los abrigos donde se han conservado estos esquemas y los principales yacimientos tartesios que se conocen hasta la fecha en territorio extremeño, podemos concluir que ambos ocupan el mismo espacio geográfico.




Señalados en verde, se muestran los yacimientos tartesios o post orientalizantes, enclavados en los valles de dos grandes ríos, como el Guadiana y el Zújar. Como excepción, Aliseda o Talavera la Vieja, situados más al norte, ya en la provincia de Cáceres.

Por otro lado, señalados en rojo, se encuentran algunos de los abrigos que muestran esquemas con gran parecido a ciertas letras de los citados alfabetos. Como se puede observar, estos abrigos también se sitúan en los valles del Guadiana y el Zújar, lo cual puede significar dos cosas. La primera, que los fenicios ejercieron una influencia sobre la población autóctona mucha más temprana que la establecida hasta hoy. Esto explicaría que sea posible encontrar, por ejemplo, bitriangulares e ídolos oculados en distintos abrigos fechados en el Bronce Final, que en realidad serían letras.

Y la segunda, en contraposición con lo expuesto anteriormente, que algunas de las pinturas rupestres se realizaron en una fecha bastante tardía, cuando en todo el territorio se había asentado una cultura floreciente con escritura propia capaz de construir santuarios y otros complejos edificios. En este caso, las élites vivirían en Cancho Roano, la Mata o el Turuñuelo, situadas en la fértil campiña, mientras que la población autóctona, tal vez más desfavorecida, habitaban en las partes altas de las sierras, mucho menos productivas. Allí seguirían ocupando, tal vez ocasionalmente, los abrigos donde sus antepasados habían pintado en las rocas, algunas de sus inquietudes, miedos o creencias...

Correspondencia entre algunos esquemas rupestres y ciertas letras de los alfabetos
ibéricos y tartesio. Tabla extraída de la web Promotora Española de Lingüística.

Arcoriforme en negro que presenta un gran parecido con la quinta letra 
de la  columna de la izquierda de la tabla anterior. Sierra de Magacela.


el alfabeto tartesio. Es decir, dicho de la manera más sencilla; los bitriangulares, escaleriformes, ramiformes, ídolos oculados y otros grafemas presentan muchas similitudes y por tanto pueden identificarse con algunas letras de diversos alfabetos prerromanos. En la siguiente imagen se puede comprender mejor lo expuesto.





la extremadura tartesia Hace unas semanas apareció en El País un artículo sobre los trabajos que un grupo de arqueólogos están realizando en el yacimiento de El Turuñelo (Guareña) y que están desenterrando, para sorpresa de muchos, los restos de un gran edificio tartesio, coetáneo a Cancho Roano o La Mata. Estamos hablando por tanto de un descubrimiento excepcional.

edificio protohistórico de la mata. campanario. badajoz.
Hace dos mil quinientos años llegaron a estas tierras gentes procedentes del antiguo reino de Tartesos... Probablemente habría que hablar de una aristocracia procedente de las costas del sur, que protagonizó un fenómeno o unidad cultural.



Este yacimiento últimamente ha adquirido más importancia si cabe, sobre todo para el gran público, a raíz de que National Geographic lo citara en un documental como posible destino de los supervivientes de la Atlántida.



El origen  de Cancho Roano, según algunas hipótesis, podría ser el túmulo o enterramiento de un importante guerrero, a juzgar por los restos encontrados y por la estela funeraria que se encuentra formando parte de la escalera de acceso



Esta estatuilla formaría parte de un conjunto de caballo y jinete dispuestos sobre una plataforma representando una escena de caza. Según estos mismos investigadores, no se ha encontrado ninguna otra pieza similar, ni dentro de la península ni fuera de ella.



Parece ser, por los restos encontrados, que en este lugar existió ya un asentamiento prerromano que fue habitado a partir del siglo V a.C. Pero los momentos de mayor esplendor debieron alcanzarse posteriormente, cuando los romanos se asentaron por toda la zona.



domingo, 29 de octubre de 2017

el viejo molino.

                            
                                           

                                             Un viejo molino abandonado a su suerte,
                                             paredes de hiedra, murmullo de hojas,
                                             el río entre las piedras, olores antiguos,
                                             chopos centenarios, helechos y musgo,
                                             allí se abre paso, la Naturaleza...
      
                                                                                 28 de octubre. Jaraiz de la Vera. 






viernes, 27 de octubre de 2017

segundas jornadas antonio de nebrija. su tiempo y su relación con zalamea de la serena



Los próximos días 17 y 18 de noviembre se van a celebrar en el Centro Cultural de Zalamea de la Serena las II Jornadas dedicadas al gramático Antonio de Nebrija y a la intensa relación que tuvo con esta localidad. Muchos de vosotros sabéis ya que el humanista pasó una parte importante de su vida en el territorio que hoy conocemos como Extremadura, en concreto en Villanueva de la Serena, Alcántara, Brozas y Zalamea, tal vez también en Gata. El motivo, la llamada que hizo el noble Juan de Zúñiga para tener a su lado a los más reputados maestros de las distintas ramas del saber.

Como podéis ver en el programa adjunto, estas jornadas cuentan con la presencia de destacadas personalidades del mundo de la cultura, que a buen seguro van a hacer importantes aportaciones respecto a la vida y obra de Nebrija y a la apasionante época que le tocó vivir. La entrada del Renacimiento en este territorio tiene sin duda una gran relación con la presencia del mecenas Zúñiga y del humanista Elio Antonio de Nebrija. 

Por último recordar que fue en Extremadura donde Nebrija escribió la primera gramática del castellano, la lengua materna que en la actualidad, según el Instituto Cervantes, más de 472 millones de personas tienen como lengua materna...  





viernes, 29 de septiembre de 2017

el alfabeto tartesio.

Tengo que reconocer que jamás se me habría ocurrido relacionar algunos esquemas rupestres con el alfabeto de algunas culturas de la Edad de Hierro. Sin embargo, hace unos días, tuve la ocasión de acompañar a un grupo de entusiastas y estudiosos de las pinturas rupestres (ver Los locos del Arte Rupestre) a Magacela, donde entre otras cosas, reparamos en un esquema que Hipólito Collado había calificado en su momento como "una novedad en el conjunto de la pintura esquemática extremeña que con muchas reservas pudiera tratarse de algún tipo de grafía propia de un alfabeto indígena aunque sin descartar posibles paralelos, teniendo en cuenta que la motivación sería totalmente diferente, en los grabados y piedras de algunos dólmenes extremeños." (Ver Pinturas rupestres de Magacela)

Lógicamente, tal afirmación me hizo buscar algunos autores que hubieran estudiado esta posible relación, encontrando ante mi sorpresa que el debate es antiguo, y que ya varios investigadores habían admitido hace tiempo la posibilidad de que algunos de los esquemas rupestres que encontramos habitualmente en los abrigos de nuestras sierras pudieran ser el origen de ciertos alfabetos indígenas. Es decir, dicho de la manera más sencilla; los bitriangulares, escaleriformes, ramiformes, ídolos oculados y otros grafemas presentan muchas similitudes y por tanto pueden identificarse con algunas letras de diversos alfabetos prerromanos. En la siguiente imagen se puede comprender mejor lo expuesto.

Equivalencia entre algunos esquemas rupestres y las correspondientes letras del alfabeto
tartesio. En Internet hay numerosas tablas en las que aparecen los signos de que
constaba los alfabetos tartesios e íberos, obtenidas en base al estudio de
 inscripciones en cerámicas y estelas. El lingusta Rodríguez Ramos es uno de los
más destacados en este campo.

Uno de los mayores defensores de esta teoría es Pablo José Ramírez, arqueólogo e investigador de la Universidad de Sevilla, para quien, según se puede leer en el artículo Un arqueólogo eleva el origen de la escritura tartesia al arte prehistórico (Agencia EFE), "la letra griega phi es en realidad un símbolo prehistórico con forma de círculo cortado con una barra."

Los denominados ídolos oculados serían el origen de la letra phi. Abrigo
Las Palomas. Arroyo de San Serván. Badajoz.

Igualmente, Pablo José Ramírez afirma que "otras manifestaciones simbólicas como el sol, la rueda, las estrellas, los motivos en zig zag y figuras con forma de escaleras se encuentran tanto en el arte prehistórico como en los epígrafes escritos en las estelas tartesias". La misma opinión le merece los bitrianguares femeninos. 

¿Quiere decir esto, por ejemplo, que en realidad los famosos carros de Peñalsordo expresan fonemas? Si nos fijamos en la siguiente imagen se puede observar que lo que a nosotros nos parecen carros podrían corresponder a una combinación de letras, en concreto una letra con forma de escalera (el armazón del carro) en cuya parte superior presenta una letra en forma de circulo que contiene una cruz en su interior y otra letra igual en la parte inferior (las ruedas).

Abrigo de los Buitres Peñalsordo. Badajoz
Ramiforme. La Calderita. La Zarza. Badajoz.
Antropomorfo con arma y signos
Cueva de Álvarez. Cañamero. Cáceres.
 Bitriangulares. La Calderita. La Zarza. Badajoz.
Grafema. Abrigo del Águila. Magacela. Badajoz
Para Hipólito Collado Giraldo, con reservas,
grafía propia de un alfabeto indígena.

Tentador por tanto resulta el relacionar el alfabeto tartesio con algunos de los símbolos rupestres que podemos encontrar en Extremadura, mucho más al leer que para el estudioso antes citado que "justo cuando desaparece el arte esquemático de la Prehistoria surge la primera escritura fonética". Es decir, según esta teoría, los tartesios convirtieron símbolos en signos del alfabeto. En este punto hay que recordar que el Arte Rupestre, según ese mismo artículo, se desarrolló principalmente desde el Neolítico hasta la Edad de Bronce, aunque en algunas zonas perduró hasta la Edad de Hierro y por tanto tuvo cierto solape en el tiempo con la cultura tartesia.

Por cierto, a esta coincidencia entre ciertos esquemas rupestres y algunas letras del alfabeto se suma la presencia de importantes enclaves tartesios en el valle del Guadiana (Cancho Roano, La Mata, Tamborríos o El Turuñuelo) así como la cercanía de estos enclaves con algunos de los abrigos mencionados. ¿No son demasiadas coincidencias?

Este montaje, efectuado sobre tres fotografías cedidas por
Alejandro G. Pizarro y tomadas en la Sierra de San Serván,
 sirve para ilustrar la idea de que hay motivos
que se repiten con bastante frecuencia, como los escaleriformes,
 las figuras triangulares y los bitriangulares. Hay otras, sin embargo
que solo tienen un ligero parecido con las letras de los alfabetos
indigenas, sobre todo por presentar distinta nclinación.
Grafitos con signos alfabéticos sobre cerámica.
 Siglos IX-VIII aC. Museo de Cádiz.
Inscripción en escritura tartesia o del suroeste. Posible nombre propio.
Siglos VI-IV aC.  Madroñera. Cáceres. Uno de los signos más visible
se asemeja a un esquema rupestre bitriangular.
Castillo de San Sebastián. Cádiz. La primera ciudad que los fenicios
fundaron en la península ibérica. Su actividad comercial y su apetencia de
minerales les llevó al interior, donde ejercerían una gran influencia
sobre la población autóctona.
Isla de Santi-Petri. Cádiz.  Tanto en este lugar como en el castillo de
San Sebastián hubo sendos templos dedicados a Hércules. Curiosamente,
en la Antigüedad ambas islas estaban unidas. Hoy día todavía pueden verse
en bajamar los restos de una calzada que unía los dos templos. 



Artículos relacionados:




la extremadura tartesia Hace unas semanas apareció en El País un artículo sobre los trabajos que un grupo de arqueólogos están realizando en el yacimiento de El Turuñelo (Guareña) y que están desenterrando, para sorpresa de muchos, los restos de un gran edificio tartesio, coetáneo a Cancho Roano o La Mata. Estamos hablando por tanto de un descubrimiento excepcional.

edificio protohistórico de la mata. campanario. badajoz.
Hace dos mil quinientos años llegaron a estas tierras gentes procedentes del antiguo reino de Tartessos... Probablemente habría que hablar de una aristocracia procedente de las costas del sur, que protagonizó un fenómeno o unidad cultural.



Este yacimiento últimamente ha adquirido más importancia si cabe, sobre todo para el gran público, a raíz de que National Geographic lo citara en un documental como posible destino de los supervivientes de la Atlántida.



El origen  de Cancho Roano, según algunas hipótesis, podría ser el túmulo o enterramiento de un importante guerrero, a juzgar por los restos encontrados y por la estela funeraria que se encuentra formando parte de la escalera de acceso



Esta estatuilla formaría parte de un conjunto de caballo y jinete dispuestos sobre una plataforma representando una escena de caza. Según estos mismos investigadores, no se ha encontrado ninguna otra pieza similar, ni dentro de la península ni fuera de ella.



Parece ser, por los restos encontrados, que en este lugar existió ya un asentamiento prerromano que fue habitado a partir del siglo V a.C. Pero los momentos de mayor esplendor debieron alcanzarse posteriormente, cuando los romanos se asentaron por toda la zona.