No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

miércoles, 10 de octubre de 2018

el castillo de matrera (villamartín. cádiz) y otras restauraciones polémicas.



Es indudable que no podemos dejar caer nuestro patrimonio para que quede convertido en un montón de piedras, pero también es verdad que, a veces, las restauraciones dejan mucho que desear, al menos ante los ojos de los no expertos, entre los que me incluyo. Sin embargo, en ocasiones, el desacierto es tan evidente que cualquiera puede ver las desagradables consecuencias estéticas que conllevan.

Hace ya bastante tiempo tuvo mucha repercusión en los medios de comunicación la restauración que se realizó sobre los restos de la torre del homenaje del castillo de Matrera (Villamartín. Cádiz), conocida en la zona como Torre de Pajarete. Partiendo de la base de que el verdadero error estuvo en dejarla caer, algo que era más que previsible desde hace años, la restauración fue para muchos un verdadero disparate, ya que consideraron las obras demasiado agresivas. Al menos, para bien o para mal, el castillo de Matrera, olvidado y expoliado durante siglos ocupó mucho espacio en los distintos medios escritos y audiovisuales.

El problema, como digo, fue la falta de atención y mantenimiento que dicha torre tuvo, a pesar de que el conjunto está considerado como BIC y Monumento Nacional desde hace décadas, y a pesar también de que ocupa un lugar especial en el corazón de los villamartinenses, pues para ellos tiene un gran valor sentimental la estampa que conforma (o conformaba) la vieja torre de Pajarete recortada sobre la espectacular Sierra de Cádiz. A ello hay que añadir el papel tan importante que el castillo de Matrera jugó durante la Edad Media, por estar inmerso en la difusa y amplia frontera que separaba los reinos  nazaríes y  cristianos.

Castillo de Matrera desde el dolmen de Alberite. (Marzo de 2016)
En 2013, se derrumbó la mayor parte de la torre del Homenaje, algo
totalmente previsible dado la falta de conservación y el estado
que presentaba desde hacía años.. 
Castillo de Matrera desde el dolmen de Alberite. (Marzo de 2016)
Este dolmen, uno de los más antiguos de la península, fue descubierto en 1993.
En primer plano, un ortostato exento del conjunto. 
Tras el derrumbe de la torre, durante 2014-2015 tuvo lugar su
 polémica restauración, ocupando un gran espacio en los medios de
comunicación nacionales e internacionales. Después, la controvertida
actuación ha conseguido algunos premios en
 restauración del patrimonio.
El castillo de Matrera (siglo IX) tiene un perímetro amurallado de 500 metros
aproximadamente. En dicha muralla, de varios metros de grosor, se
posicionan también varias torres y dos puertas. En primer plano, parte
de la muralla. Al fondo, entre las nubes, se vislumbra la siempre espectacular
Sierra de Cádiz. 

Este, sin embargo, no es el único caso de restauraciones que, digámoslo así, no parecen las más adecuadas. En Extremadura, por ejemplo, en los últimos años han sido objeto de polémica las actuaciones efectuadas sobre el Fuerte de San Cristóbal o la Alcazaba, ambas en Badajoz, a las que yo añadiría, por ejemplo, las intervenciones efectuadas en la alcazaba de Reina.

Seguramente, en estos y en otros casos, se han tenido en cuenta aspectos técnicos que los profanos desconocemos, y las actuaciones han ido dirigidas a consolidar estructuras que amenazaban derrumbes. Tal vez el ejemplo más evidente de este tipo de intervenciones que llaman la atención sea el caso de la antes citada alcazaba de Reina. No obstante, el evidente y progresivo deterioro que presentaba debido a los materiales y técnicas utilizadas durante la época islámica y a la acción de elementos meteorológicos adversos, quizás justifiquen las acciones que se llevaron a cabo.

En cualquier caso, opiniones encontradas sobre una complicada cuestión. 

Fuerte de San Cristóbal. Badajoz. Una de las actuaciones más controvertida
 fue la implantación de una zona de restaurantes en el patio del fuerte,
actualmente en desuso.
La Alcazaba de Badajoz tampoco escapó de la polémica, debido sobre todo
al enlucido que se aplicó, demasiado claro para algunos, que sustituyó al
anterior enlucido rojizo. 
La Alcazaba de Reina, de origen almohade, fue ocupada posteriormente
por la Orden De Santiago. Para su construcción se utilizaron
sillares procedente de la ciudad romana de Regina Turdulorum.
En su interior se levanta una ermita. 
La Alcazaba de Reina es otro de los monumentos que sorprende al
visitante, por la aparente agresividad de las obras acometidas.
Sin embargo, observando el mal estado de los restos originales puede
entenderse que estas obras tuvieron como objetivo ralentizar
su progresivo deterioro. 

lunes, 8 de octubre de 2018

el misterio del catedrático de historia antigua.


Un senderista encuentra el cuerpo sin vida de un eminente historiador y catedrático en un importante yacimiento arqueológico de la Edad del Hierro situado en una sierra cercana a Trujillo. Las investigaciones policiales que se llevan a cabo desvelan que detrás del supuesto accidente se encuentra una red de expoliadores y traficantes de piezas arqueológicas, y que en esta trama están involucrados personajes de distintos ámbitos de la sociedad. 

Emilio, un profesor de instituto, Paco, un administrativo que trabaja en un juzgado y Mario Cansado, un detective privado que se ha desplazado desde Madrid para investigar ese extraño asunto, van narrando sucesivamente los días posteriores al fallecimiento del viejo catedrático.




El próximo día 20 de octubre a las 19.00 horas  presento mi segunda novela en Santa Cruz de la Sierra (Cáceres). Cómo podéis ver en el cartel anunciador, ese día tendré la suerte de estar acompañado por doña María Belén Corredera Miura (Alcaldesa de la localidad), Samuel Rodríguez Carrero (Extremadura: caminos de cultura), Rubén Núñez Quesada (Cáceres Al Detalle) y el investigador local Agustín Melchor Terrón. La presentación correrá a cargo de Miguel Urbina. (Rutas por Extremadura Blog).

A todos ellos, gracias. 

Gracias igualmente a los que me han ayudado en la pesada tarea de corregir el texto y han colaborado  en el diseño gráfico de la portada y de su interior. 

Anabel Carmona
José Manuel López Caballero
Carlos Sr Nieto
Pablo Jesús Lerga
Jose Fernando Márquez
David Prado
Manolo 
Juan López Gómez

martes, 25 de septiembre de 2018

conjuntos históricos de extremadura


Trujillo.



Extremadura cuenta actualmente con 34 localidades declaradas Conjuntos Históricos (22 en Cáceres y 12 en Badajoz), todas merecedoras sin duda de esta distinción. Sin embargo, desde mi punto de vista, hay algunas otras poblaciones que bien merecerían ser considerados Conjuntos Históricos, como por ejemplo, Ribera del Fresno, Torre de Don Miguel o Garrovillas de Alconetar. (En este último caso hay que indicar que su espectacular Plaza Mayor sí está declarada Monumento Histórico-Artístico pero no el resto de su casco urbano).

En realidad, desconozco que características deben reunir una población para ser catalogada de esta manera, aunque por lógica, supongo que debe poseer ciertas peculiaridades y características históricas y monumentales que la diferencien del resto. Igualmente desconozco si pertenecer a este selecto grupo conlleva obligaciones y ventajas prácticas, supongo que sí. Desde un enfoque de promoción del turismo debe ser bastante positivo para una población estar considerado Conjunto Histórico.

Referente a la situación geográfica de estos conjuntos, cabe destacar que en la provincia de Cáceres, 16 de ellos se concentran en el norte (Cabezuela del Valle, Cuacos de Yuste, Gata, Hervás, Plasencia, Valverde  de la Vera, Coria, Garganta la Olla, Pasarón de la Vera, San Martín de Trevejo, Granadilla, Galisteo, Trevejo, Hoyos, Villanueva de la Vera y Robledillo de Gata), mientras que en la mitad centro-sur de dicha provincia solo podemos encontrar seis (Alcántara, Brozas, Cáceres, Trujillo, Guadalupe y Valencia de Alcántara). Igualmente llama la atención que la mayoría de Conjuntos Históricos del norte de Cáceres se encuentran en La Vera y Sierra de Gata, lo cual confiere a estas comarcas un atractivo especial.

Sin embargo, a la hora de localizar estos conjuntos en la provincia de Badajoz, no se observa tanta diferencia entre norte y sur. En este caso, habría que tomar como referencia la Vía de la Plata, resultando que en la provincia de Badajoz la mayor concentración tiene lugar al oeste de la antigua calzada romana (Alburquerque, Fregenal de la Sierra, Jerez de los Caballeros, Olivenza, Fuente del Maestre, Feria y Burguillos del Cerro). Por contra en la mitad este de la provincia solo encontramos tres (LLerena, Azuaga y Magacela), mientras que lo largo de la Vía de la Plata solo dos núcleos de población son merecedores de pertenecer a este escogido  grupo (Zafra y Mérida, )

Lo cierto es que, lamentablemente, no he podido visitar todos estos conjuntos, error que pretendo remediar en los próximos meses visitando los que aún me quedan por conocer. Afortunadamente, mi amigo Samuel Rodríguez Carrero (Extremadura: caminos de cultura) me ha enviado algunas fotos de algunas de estas poblaciones, de modo que solo de tres de ellas no he podido incorporar sus correspondientes imágenes: Fregenal de la Sierra, Burguillos del Cerro y Villanueva de la Vera. 

PROVINCIA DE BADAJOZ. 


Estos son, por orden alfabético, los doce Conjuntos Históricos de la provincia de Badajoz: 

Alburquerque, Azuaga, Burguillos del Cerro, Feria, Fregenal de la Sierra, Fuente del Maestre, Jerez de los Caballeros, Llerena, Magacela, Mérida, Olivenza y Zafra. 


Alburquerque.
Feria.
Jerez de los Caballeros.
Magacela.
Mérida.
Olivenza.
Zafra.
Llerena
Azuaga.
Autor de la fotografía: Samuel Rodríguez Carrero. 
Fuente del Maestre.
Autor de la fotografía. Samuel Rodríguez Carrero.


PROVINCIA DE CÁCERES.

Y estos son los veintidós Conjuntos Históricos de la provincia de Cáceres:

Alcántara, Brozas, Cabezuela del Valle, Cáceres, Coria, Cuacos de Yuste, Galisteo, Garganta la Olla, Gata, Granadilla, Guadalupe, Hervás, Hoyos, Pasarón de la Vera, Plasencia, Robledillo de Gata, San Martín de Trevejo, Trujillo, Trevejo, Valencia de Alcántara, Valverde de la Vera y Villanueva de la Vera. 

Alcántara.

Cabezuela del Valle.
Cáceres.
Coria.

Cuacos de Yuste.
Garganta la Olla
Gata
Granadilla.
Guadalupe

Hervás.
Hoyos
Pasarón de la Vera.
Plasencia.
San Martín de Trevejo.
Trujillo.
Trevejo.
Valencia de Alcántara.
Robledillo de Gata.
Brozas.
Galisteo.
Autor de la fotografía. Samuel Rodríguez Carrero.
Valverde de la Vera.
Autor de la fotografía. Samuel Rodríguez Carrero. 

miércoles, 19 de septiembre de 2018

naturaleza y arte

Peine del Viento. San Sebastián. Eduardo Chillida. 

Roc del Quer. Canillo. (Andorra.)  

Elogio del Horizonte. Gijón. Eduardo Chillida. 


A menudo, cuando viajamos, nos vemos gratamente sorprendidos al encontrar ciertas obras de arte, a veces perfectamente integradas en el entorno natural o urbano, convertidas en punto de atracción e incluso en símbolos de una ciudad o de una comarca. Eso me ha ocurrido recientemente en Andorra y de manera más lejana en el tiempo en Gijón, en San Sebastián o en Genalguacil (Málaga), donde un concurso anual de esculturas al aire libre ha convertido las callejuelas de la pequeña localidad en un verdadero museo de Arte Contemporáneo. Es cierto que todos los casos citados tienen a su favor la espectacularidad del medio en que han sido levantados; las cimas de los Pirineos, los acantilados del Cantábrico o el Valle del río Genal en la Serranía de Ronda. 

Genaguacil. Málaga. 
                           
Genalguacil. Málaga
                           
Genalguacil. Málaga.

Lo cierto es que la unión de Naturaleza y Arte constituyen un verdadero deleite para los viajeros más aficionados a este tipo de cosas (deberíamos intentar ser viajeros en vez de turistas), lo cual me recuerda que  Extremadura también cuenta con un sitio excepcional, que sin duda conocéis, donde aúnan ambos conceptos; el Museo Vostell de Malpartida de Cáceres, quizás exponente máximo de esa asociación, tal y como pretendía su genial autor cuando ideó su obra. Lógicamente, respecto a este tipo de arte hay opiniones para todos los gustos, pero a mi me parece muy acertada esta manera de  de transmitir, sorprender, embellecer, emocionar o recordar, que no son otros los objetivos de los artistas cuando diseñan sus creaciones. 

Los Barruecos. Malpartida de Cáceres. Wolf Vostell. 

Los Barruecos. Malpartida de Cáceres. Wolf Vostell
                        

Ocurre, sin embargo, que en ciertas ocasiones la belleza emana de la fealdad, de la maldad o de la parte más oscura del ser humano. Tal es el caso de un curioso grupo escultórico erigido en la Bahía de Santander, que representa a un grupo de niños de clase humilde, que se sumergían en el mar buscando las monedas que les tiraban desde los barcos, solo para burlarse de ellos. En esta caso, el escultor utiliza la calmas aguas de la bahía santanderina para expresar su arte. 

Monumento a los raqueros. Santander. José Cobo Calderón. 

Mucho más sobrecogedor y triste, es el monumento llamado Zapatos en el paseo del Danubio, mediante el cual se recuerda a los miles de judios que fueron arrojados a dicho río por los nazis. Budapest, una de las ciudades más bellas del mundo, fue testigo de la barbarie, recordada desde 2005 mediante este conjunto de sesenta pares de zapatos dispuestos a lo largo del paseo, a algo más de un kilómetro del Parlamento de Hungría...

Zapatos en el paseo del Danubio. Budapest. Gyula Pauer y Can Togay
Zapatos en el paseo del Danubio. Budapest. Gyula Pauer y Can Togay