No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

martes, 6 de marzo de 2012

molinos de viento. trujillo. cáceres.


El Berrocal de Trujillo es un lugar mágico, hermoso, abandonado y maltratado donde se pueden encontrar interesantes restos de las diferentes culturas que han ocupado estas tierras, entre ellos, dos de los pocos molinos de viento de los que se tiene constancia en Extremadura.

El primero de los molinos recibe el nombre de la Molineta. Está muy cerca de la autovia Madrid-Lisboa y desde él se pueden contemplar las panorámicas más completas de la ciudad de Trujillo. A primera vista podría parecer un torreón de origen árabe o medieval puesto que nada indica la utilidad que tuvo en su momento. Y tal vez lo fuera, ya que la construcción se eleva sobre una gran plataforma construida en piedra provista de enormes contrafuertes. Quizás, una vez perdida la función defensiva, fue reconvertido en molino.

La Molineta
Interior del molino.
Torreón y contrafuertes.

Interior del lavadero.
Entre este y el segundo molino un agradable paseo muestra el duro y verdadero paisaje del Berrocal; canchos de granito de caprichosas formas, retamas, algunas encinas y pastos para el ganado bovino son algunos de los elementos que componen este paisaje. A ellos hay que añadir muestras del pasado de un valor etnográfico incalculable, como el Lavadero Municipal. Como podéis ver en las imágenes, el interior de esta curiosa construcción acoge decenas de pilas de granito y una alberca o depósito para almacenar agua. Aunque la techumbre ha desaparecido, todavía se mantiene en pie la arcada construida a base de bloques y ladrillos cocidos. Es tan lamentable la basura que se acumula por los alrededores como incomprensible que no haya algún cartel explicativo sobre esta muestra del patrimonio extremeño.

Arcos y pilas.

Escalera al cielo.

Muy cerca, en un gran bolo de granito, unos escalones tallados hace miles de años en la roca permiten contemplar de nuevo desde una situación privilegiada, la silueta de torres, iglesias y palacios que nos ofrece Trujillo en la lejanía.  ¿Una escalera hacia el cielo? Probablemente este enorme cancho fue utilizado como un altar para ceremonias religiosas desde donde un hechicero se dirigía a los demás miembros del grupo. En realidad, por toda la zona es posible encontrar marcas y hendiduras en las piedras, aunque es difícil identificar cuales son producto de procesos naturales y cuales fueron realizadas por los antiguos pobladores. De la misma manera algunos autores asignan un caracter totémico a algunos de los canchos diseminadas por todo el berrocal.


El paisaje berroqueño.
¿Ídolos o piedras?
Y por fin, alejado unos cientos de metros de este monumento megalítico y situado en un bonito paraje se encuentra el Molino de Viento. Nada queda de la estructura ni de la maquinaria que antaño convertía el grano en harina pero es emocionante imaginar las aspas girando, chirriantes, movidas por el viento. La verdad; la basura acumulada y la cercanía de un campo de tiro, no son los mejores acompañantes para demasiadas ensoñaciones pero ante ello siempre se puede echar la vista al frente y contemplar como el sol se oculta en la infinita y recia penillanura cacereña...

El Molino de Viento.
El molino y la llanura.
Y la luna.

11 comentarios:

  1. Cómo!!!!!!!!!!!!!!!!!?????????????

    en cuanto pueda me acerco a disfrutar de ese lavadero.

    Gracias, Jesús

    ResponderEliminar
  2. Brillante exposición de retazos de nuestra historia, aderezada por unas magníficas fotografías que, con un poco de imaginación, nos trasladan al pasado cual máquina del tiempo...
    Y gracias por evitar fotografiar las basuras... que me devuelven a los tiempos actuales.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No sabia que existiera, pero yo como Jm, en cuando pueda me acerco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Jesús me podrias indicar como ir?
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto pueda te mando un correo y te lo explico, Ana.

      Saludos y un abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias Jesús, si no tienes mi correo te lo mando.

      Eliminar
  5. Hola Jesús, que interesante entrada! Desconocía por completo que tuviésemos molinos de vinento en Extremadura....y menos en Trujillo. El lavadero bien merece una visita, pero es todo un despropósito que un lugar así esté olvidado y profanado por la basura. Excelentes imágenes. Un abrazo y gracias por compartir tus descubrimientos!

    ResponderEliminar
  6. Estupenda entrada Jesús.
    Muy interesante la entrada y el lavadero me ha impresionado.
    Muchas gracias por compartirlo con nosotros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta que haya gente interesada por estas importantes muestras del pasado. Por favor, daros una vuelta por el Berrocal porque es un sitio que merece la pena. (No sé como estará después de tantos días sin llover)

    Saludos a todos y gracias por pasaros por aquí.

    ResponderEliminar
  8. interesantísimo este paseo, me encantó!

    ResponderEliminar
  9. For some, a automobile is just a means of finding from "Point A to Point B".
    Manufacturers have supplemental codes particular to their vehicles.



    my site; obd 2 scan tool

    ResponderEliminar