No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

sábado, 21 de julio de 2012

teatro romano de medellín.



El teatro romano de Medellín (Badajoz) fue descubierto por José Ramón Mélida durante la segunda década del siglo pasado. Mélida, importante arqueólogo que dirigió señaladas excavaciones en Mérida y Numancia, recorrió Extremadura con el encargo de confeccionar sendos catálogos monumentales de las dos provincias extremeñas, publicados finalmente en 1924. Durante sus viajes por la variopinta geografía extremeña visitó muchos lugares, entre los que se encontraba Medellín. Allí visitó el castillo, sus iglesias, el puente del siglo  XVII sobre el río Guadiana y los restos del antiguo puente romano... 

Pero unos supuestos muros romanos situados entre el castillo y la iglesia de Santiago llamaron la atención del arqueólogo y tras un detenido estudio descubrió que estaba ante los restos de un teatro y no ante algunos trozos de las antiguas murallas que rodeaban la colonia de Metellinum, como se creía hasta entonces... José Ramón Mélida llegó a hacer algunas mediciones, determinando que las medidas interiores del teatro eran  45.50 m. y las exteriores  tenían un diámetro de 55.85 m. Si tenéis la curiosidad de buscar la fotografía aérea del teatro en el Visor Sig Pac y de medir los diámetros del edificio comprobaréis que el investigador hizo unas mediciones más que precisas.

Mélida describió los muros antes señalados, algunos arcos de ladrillos y como era posible transitar por algunas galerías que desembocaban en los vomitorios. De igual modo señaló que el teatro, como era costumbre en aquella época, estaba construido en la falda de una ladera, excavada para situar en ella el graderío. Así mismo, aunque en esta cuestión el investigador erró, situó la iglesia de Santiago, levantada por los primeros cristianos que llegaron a esta tierras tras la expulsión de los musulmanes, en el lugar donde los constructores del teatro situaron la escena. El resto se encontraba enterrado y así permanecería casi noventa años más...

Plano del teatro levantado por Mélida. Las zonas sombreadas
corresponden a los restos que no estaban enterrados.
José Ramón Mélida. 1924. Catalogo Monumental de Badajoz.
Ortofoto del conjunto arqueológico.

Pero a partir de 2007 se llevó a cabo, por parte de diversas instituciones, una importante campaña arqueológica puesta en marcha para sacar a la luz el teatro. Durante las excavaciones aparecieron numerosos restos, algunos de ellos de gran importancia y el graderío, casi intacto. De esta manera se fueron desenterrando algunos de los secretos que la colonia romana fundada por Quinto Cecilio Metello en el año 80 a.C. había guardado durante tantos cientos de años. 

Metellinun había tenido su origen en un campamento romano y con el paso del tiempo, probablemente gracias a su estratégica situación en la ribera del río Anas, se convirtió en una ciudad que dispuso de importantes edificios, actualmente enterrados bajo la actual población de Medellín. Sin embargo, el esplendor que alcanzó la cercana Mérida supuso el declive de Metellinum y su paulatino abandono. No se sabe si antes o después de este declive, una avalancha procedente del cerro donde se había excavado el teatro sepultó a este. Ello impidió que las sucesivas culturas que posteriormente ocuparon el lugar expoliaran gran parte del teatro y permitió que, de este modo, las gradas llegaran hasta nuestros días en tan magnífico estado de conservación.

No obstante, sobre la tremenda avalancha de piedras y tierra que había hecho desaparecer el monumento aun se asentarían los diferentes pobladores que irían llegando por estas tierras. Por ello, durante las excavaciones realizadas durante los últimos años, fueron apareciendo trincheras excavadas durante la guerra civil española, restos dejados por las tropas francesas que ocuparon la península durante los primeros años del siglo XIX, tumbas medievales cristianas,  restos de un núcleo islámico...y la cavea o graderio del teatro, con un aforo de cerca de 4000 personas y una escena que debió ser muy parecida a la del teatro romano de Mérida...

Una de las piezas decorativas de la escena. 2011.
Trabajos realizados durante el mes de febrero de 2011.
Trabajos realizados durante el mes de febrero de 2011.
Estatuas togadas utilizadas como elementos decorativos
de la escena,  encontradas durante recientes campañas.
Museo Arqueológico Provincial de Badajoz.

Actualmente y  hasta el 23 de septiembrese pueden hacer visitas guiadas al teatro, previa inscripción en la web www.visitasrestauración.es. Es una buena oportunidad para conocer este enclave singular, elegido como asentamiento por el hombre a lo largo de los siglos...

Cavea del teatro y el castillo.
Vista general del teatro. Al fondo, la iglesia de Santiago. En esta
imagen 
también se puede  observar el graderio, la orchestra y la escena.

Si te interesa esta localidad pacense puedes visitar también;

medellín: un trozo de historia.
La villa está situada en la falda occidental del cerro del castillo: es de unos quatrocientos vecinos y va en aumento (...) Todo el mundo sabe que nació en esta villa el famoso Hernán Cortés, conquistador del imperio de México. No hay más memoria en ella de este héroe que la tradición de la casa donde nació.


Hoy día se puede visitar este castillo y desde él admirar el casco urbano, el puente, las iglesias repletas de nidos de cigueñas y los infinitos campos de maíz, arroz, tomates y frutales que tanto abundan en las Vegas Altas...




Cuando Medellín alcanzó un esplendor capaz de competir con Emerita Augusta se construyó, excavado en la roca, un impresionante teatro que hace poco tiempo ha vuelto a ver la luz.