No está claro de donde procede el actual nombre de Extremadura, una tierra olvidada y a menudo menospreciada. Algunos historiadores opinan que quizás proceda del término con que se conocía en los reinos cristianos a los territorios situados al sur de dicho río.
Desde aquí solo pretendo hacer un pequeño homenaje a la tierra donde ahora vivo. De ella es mi mujer y en ella han nacido también mis dos hijas.

SEGUIDORES

lunes, 28 de septiembre de 2015

eclipse




Como muy bien han explicado todos los diarios digitales, la pasada noche se ha producido un eclipse de luna, aunque este en realidad no ha sido un eclipse cualquiera. Diversas circunstancias provocaron que cuando la sombra de la Tierra tapó totalmente a la Luna esta adquiriera un color rojizo muy poco habitual. Este fenómeno, conocido como luna de sangre, volverá a repetirse dentro de 18 años. 

Lamentablemente, por diferentes razones difíciles de explicar, no me fue posible fotografiar el impresionante espectáculo de la luna de sangre, aunque si pude disfrutar durante un buen rato de la fantasmagórica imagen de nuestro satélite flotando entre las nubes. En 2033 probaré de nuevo. A ver si tengo más éxito. Ya os contaré...








 

miércoles, 9 de septiembre de 2015

la estela decorada de solana de cabañas. cáceres.


La estela decorada de Solana de Cabañas es una pieza arqueológica que se encuentra expuesta en el Museo Arqueológico de Madrid, totalmente remodelado tras las últimas obras. 

La singularidad que presenta dicha estela es que aparece en la web del MAM entre las catorce piezas imprescindibles para el visitante, junto a piezas tan conocidas como la Dama de Elche o la Estatua de Livia. Igualmente en el folleto que entregan en la recepción del museo se presenta como una de las diez obras singulares que el visitante no debe dejar de ver...

Por ello cuando hace unos meses pudimos acercarnos por fin a Madrid para visitar el citado museo me detuve ante ella y observé con curiosidad y detenimiento este monolito encontrado en el corazón de las Villuercas. Como se puede observar en la imagen, sobre la piedra aparece un jefe guerrero con su gran escudo, su lanza y su espada. Sobre su hombro izquierdo aparecen también dos objetos, presumiblemente un espejo con mango y un casco. Finalmente bajo sus pies, un carro incompleto de dos ruedas que aparenta tener cuatro ruedas. Para Cándido González Ledesma, autor de la excepcional web Estelas decoradas del S.O. de la península ibérica, las otras dos ruedas son intentos de rectificación del grabador. En la web citada anteriormente podéis encontrar un excepcional trabajo, probablemente el mejor y más completo estudio realizado hasta la fecha, sobre el fascinante mundo de las estelas decoradas. 

                                   

Pero la estela decorada de Solana no es la única pieza de este tipo perteneciente al mismo marco geográfico expuesta en el MAM puesto que en la misma sala podemos ver tres estelas más con el mismo motivo; la figura de un hombre, presumiblemente con bastante poder, junto al que aparecen sus armas y algunos objetos de prestigio como espejos, peines o carros. Curiosamente en las tres estelas se representa una figura tocada con casco de grandes cuernos. Igualmente, como era bastante habitual en este tipo de monolitos, los escudos presentan un gran tamaño al parecer por la relación que otorgaban los tallistas entre este elemento defensivo y algún tipo de deidad. 
Estela de El Viso (Córdoba). En ella se puede apreciar
un guerrero con casco provisto de cuernos,
junto con sus armas y enseres,
entre los que destaca un peine. Debajo un carro.
Estela de Magacela (Badajoz).  La figura representa un jefe
guerreo que aparece provisto de grandes dedos en manos y pies,
con casco de cuernos, armas y escudo. 
Estela de Fuente de Cantos (Badajoz).  Estela de
mayor tamaño que las demás en la que se puede observar
un guerreo con armas, carro y otros objetos.

Artículos relacionados con las estelas decoradas en este blog:



Aunque se han encontrado estelas de este tipo a lo largo y ancho de toda la geografía extremeña se considera que la comarca pacense de la Serena es uno de los principales focos donde se produjo esta manifestación religiosa-funeraria.


pinturas. rupestres del cancho del reloj. solana de cabañas. cáceres. Por desgracia, el paso del tiempo y los líquenes han deteriorado bastante las pinturas y algunos motivos han desaparecido o muestran un gran descoloramiento. Aun así, se pueden apreciar algunas figuras antropomorfas, entremezcladas con puntos y rayas, seguramente producidas por el deslizamiento de las yemas de los dedos embadurnadas de oxido de hierro mezcladas con grasa animal y/o pigmentos vegetales.


Otros artículos:

pinturas rupestres de la sierra del conde. oliva de mérida. badajoz.
Hoy quiero compartir con vosotros un grupo de pinturas rupestres que tuvimos la suerte de admirar hace tan solo dos o tres fines de semanas. He de decir que nunca antes había visto en Extremadura, un grupo de pinturas tan espectaculares como las que pudimos contemplar el referido fin de semana, tanto por el número de figuras como por las características de algunos de los dibujos.


Las pinturas esquemáticas del abrigo de la Calderita se encuentran en el término municipal de la Zarza (Badajoz), concretamente en una escarpada falda de la Sierra de Peñas Blancas, y constituyen una de las muestras más importantes de este tipo de manifestaciones a lo largo y ancho de la geografía extremeña.
Estas pinturas no son una excepción y por ello hay que pasar un buen rato intentando identificar las diminutas figurillas, a veces muy deterioradas, que hace miles de años (entre 3000 y 1000 años a.d.C.) dejaron en las rocosas paredes de dicha sierra los hombres que poblaron la actual comarca de la Serena.


Dichas pinturas rupestres se encuentran dentro de un abrigo situado en la Sierra de Pela (Badajoz), concretamente en el lugar llamado Pedriza Vieja. Lamentablemente su estado de conservación es bastante malo ya que las paredes de este abrigo aparecen actualmente muy ennegrecidas por los líquenes.


Esta cueva acoge en su interior una serie de pinturas muy interesantes situadas por los especialistas en el Calcolítico. Se estima que, en la península ibérica, este periodo se desarrolló aproximadamente entre 4000 y 3000 años a.C.